Perfumerías Avenida o la regularidad por encima de las circunstancias

La plantilla de Perfumerías Avenida tal y como afrontará el play off por el título

Perfumerías Avenida ya está donde quería, en vísperas de play off. Siete meses para llegar hasta aquí en los que combatió cambios y circunstancias adversas con una regularidad espartana.

25 de agosto de 2015, Perfumerías Avenida disputa su primer partido de Liga en Huelva y pierde 69-47 ante Conquero quedando situado en puesto de descenso. 26 de marzo de 2016, Perfumerías Avenida gana en la pista de Girona 80-90, acabando la temporada regular en la primera posición. Entre una fecha y otra siete meses de competición que han dado para disputar 25 partidos de Liga saldados con 25 victorias.

 

Nunca antes en una misma temporada en la Liga Femenina el equipo salmantino había logrado acumular una racha positiva cuya dimensión es mayor si se bucea en las circunstancias porque entre una fecha y otra, entre aquella derrota y los siguientes 25 triunfos, no todo ha sido color de rosa.

 

De hecho el equipo ha evolucionado durante estos siete meses entre cambios tanto en la plantilla, con la marcha de varias jugadoras y la llegada de otras, como en el banquillo, con el relevo de Alberto Miranda -con él se sumaron 17 de esas victorias-, por Miguel Ángel Ortega

 

La Liga ha supuesto el bálsamo con el que restañar las heridas que fueron dejando esos cambios, así como la Euroliga y la Copa de la Reina pero también como banco de preparación y pruebas para afrontar en la mejor disposición posible el verdadero objetivo: los play off por el título

 

La propia denominación de Liga Regular define cómo debe ser el comportamiento del equipo que la acaba primero. Perfumerías Avenida ha sido metódico hasta el extremo. Aquellos 49 puntos ante Conquero son, de largo, su puntuación más baja en un partido y no en vano ha terminado siendo el máximo anotador del campeonato, siendo el único que ha superado los 2.000 puntos lo que significa una media de 77,6 anotados por encuentro. 

 

Bien en ataque y también en defensa siendo el que menos ha encajado (1.521), con 58,5 por partido. De hecho los 80 puntos de Girona en el último partido en el que no había nada en juego es la máxima anotación en contra y hay que recordar que a favor el equipo superó los 100 puntos en el partido ante CREF ¡Hola! y ha superado los 80 en otros nueve.

 

Aunque durante algunas jornadas, después de la marcha de jugadoras como Ortiz o Liston y la lesión de Blé, el equipo estuvo justo de efectivos, lo cierto es que durante todo el campeonato contar con una plantilla larga ha sido una baza vital porque ha permitido múltiples rotaciones y de hecho el equipo salmantino alcanza este play off sin que ninguna de sus jugadoras esté, ni de lejos, entre las que más minutos acumulan de la Liga -su rival, por ejemplo, tiene a Ferrari y Ocete como dos de las que más han jugado-.

 

De esta forma también bajones de rendimiento lógico que se han producido en algunos momentos por parte alguna de las más regulares se han podido tapar y no se ha notado tanto que otras de las que se podría haber esperado más hasta ahora, no hayan llegado a su tope. 

 

No aparecen las jugadoras de azul entre las que más juegan por el reparto de minutos pero sí, poco a poco, se han ido asentando entre posiciones de privilegio en diferentes apartados estadísticos.

 

Hace semanas que Jacki Gemelos y Silvia Domínguez ocupan el primer y segundo puesto como mejores tiradoras en porcentaje desde 6,75. Además las dos junto a Asurmendi están entre las mejores asistentes del campeonato. 

 

En porcentaje de acierto en lanzamiento de tiro de dos entre las cinco primeras se ha metido Astou Ndour y Leonor Rodríguez está octava en ese ranking, con Gabriela Marginean, tocando a las puertas del Top 10. Aunque no hay jugadoras de Avenida entre las máximas reboteadoras sí que Ndour y Vitola se han metido entre las máxima taponadoras, ambas rozando 'la chapa' de media por duelo.

 

Cifras que avalan que en Avenida no ha importado nadie por encima del resto, que se ha jugado en general como equipo porque ahí es donde hay ventaja sobre el resto. Ahora el primer objetivo es tratar de recuperar a Gidden y Kobryn para que se unan al camino emprendido hacia el objetivo que realmente importa.