Perfumerías Avenida naufraga víctima de su ansiedad y su ataque

Silvia Domínguez progresa en ataque ante la mirada de Miranda y la defensa de Asurmendi (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida perdió la final de la Copa de la Reina (52-60) ante un CB Conquero que jugó más convencido y al que el propio equipo salmantino convenció con su pobre efectividad ofensiva. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (6+16+20+8):  Silvia Domínguez (8), Alana Beard (0), Vanessa Gidden (10), Gabriela Marginean (7), Astou Ndour (8) –cinco inicial-, Leonor Rodríguez (7), Ewelina Kobryn (7), Kristine Vitola (0), Jacki Gemelos (5).

 

CB CONQUERO (6+22+19+13): Rosso Buch (4), María Asurmendi (0), María Pina (16), Adaora Elonu (14), Talia Caldwell (15) –cinco inicial-, Lucila Pascua (0), Iciar German (0), Haley Peters (11).

 

ÁRBITROS: Carlos García León y Susana Gómez López.

 

INCIDENCIAS: Final de la Copa de la Reina disputada en el pabellón Gasca de San Sebastián.

 

 

Decepción. Pobre final de Perfumerías Avenida que esta vez naufragó ante un CB Conquero que se mereció el título de campeón porque jugó con más fe y encontró antes a las jugadoras clave para sacar el partido adelante. 

 

El madrugón y la tensión propia de una final no le sentó bien a ninguno de los dos equipos. Casi como si las legañas aun taparan las ojos de las jugadoras y desviaran su punto de mira, o seguramente por el cansancio propio de tener que jugar dos partidos de alto voltaje en apenas unas horas, los ataques se sucedían sin que ninguno consiguiera anotar ni en la mejor de las circunstancias. Ni Gemelos desde 6,75 ni Marginean desde el tiro libre ni Silvia Domínguez en penetración…

 

Los dos equipos trataban de correr para superar a las defensas, muy por encima de los ataques, pero ninguno circulaba el balón con facilidad y los errores se sucedían. Pérdidas, lanzamientos cortos hasta el punto de que en siete minutos ambos conjuntos sumaban cuatro puntos en cada uno de los casilleros.

 

Pese a las rotaciones no llegaba ninguna solución desde el banquillo de Avenida al bloqueo ofensivo hasta que Caldwell rompió esa igualdad a minuto y medio del final del cuarto y también Marginean anotó sus dos primeros puntos. Dos más de Ndour, tras un contraataque, permitieron a Avenida irse por encima al final de un primer parcial densísimo en ataque. Cuatro de 16 en lanzamientos de dos para Avenida y 2 de 17 para Conquero. Todo dicho.

 

Y no varió el sino del partido con el cambio de cuarto. Misma tónica y durante los tres primeros minutos ni un punto de Avenida y uno de Conquero. Una situación que no hacía más que incrementar la tensión y que obligaba a Alberto Miranda a parar el partido después de que Conquero anotara tras otra pérdida y con un parcial de 0-5 se pusiera por encima 8-11 a 6’25” para el descanso.  

 

Fueron las onubenses las primeras en despertar gracias a Caldwell y Elonu y su equipo se iba 7 arriba que, visto lo visto en cuanto a producción ofensiva en Avenida, era un auténtico peligro.

 

Acción defensiva sobre María Pina (Foto: Teresa Sánchez)

 

Saltaron las alarmas que se vieron un tanto mitigadas por un 2+1 de Kobryn y un triple de Gemelos pero ahora tocaba apretar atrás porque las pívots de Conquero ya estaban bien despiertas y no perdonaban para mantener tres arriba a su equipo a 3’30” para el descanso.

 

El equipo salmantino encontró en esos minutos a Ewelyna Kobryn como fórmula para mantenerse a flote, por lo menos a sostener la diferencia porque ahora lo que faltaba era cortar las vías de ataque de Conquero que en segundas opciones de tiro anotaba y se mantenía con esos cuatro-seis puntos de ventaja con los que navegaba cómodo en busca del parón al que se llegó con 24-28.

 

Intercambio de canastas para empezar el segundo tiempo aunque el que primer falló fue Perfumerías Avenida y Conquero seguía ganando confianza por momentos a la vez que aumentaba su renta hasta los ocho puntos.

 

Necesitaba el equipo salmantino un guía en pista y por suerte lo encontró en la experiencia de Vanessa Gidden y Silvia Domínguez. Las dos asumieron en lo ofensivo la responsabilidad de enjugar esa ventaja y volver a situar la igualdad, 38-38. La grada pedía defensa a su equipo que retomaba el mando aunque fuera por la mínima con un tiro libre de Marginean, 39-38. Era un pequeño respiro pero había que seguir remando porque ni mucho menos se iba a rendir Conquero y menos con gente inspirada como Caldwell en pista. Con cuatro tiros libres de Leo Rodríguez y una canasta casi sobre la bocina de Buch acabó el cuarto. Tres puntos arriba para Conquero. Otra final en la que tocaba sufrir y la duda de si Avenida podría jugar con la presión, en una temporada en la que en más de un partido los nervios han arrastrado al equipo.

 

Gabriela Marginean defiende a Iciar Germán (Foto: Teresa Sánchez)

 

A seis minutos clavados del final Avenida aun seguía abajo, 48-49. Resoplaban en banquillo, grada, palco porque no era un guión cómodo máxime cuando costaba Dios y ayuda enlazar tres ataques en positivo y en esa mínima renta Conquero se manejaba a la perfección. 48-51 abajo a 3'52" para el final

 

María Pina, tras dos ataques errados por Avenida, puso el +5 y la precipitación hizo presa del equipo salmantino que a dos del final entró siete abajo tras otra nueva canasta de Caldwell. Y ahí sí que pareció imposible el milagro porque siete puntos con la producción ofensiva vista hasta entonces... ¿de dónde iban a salir?

 

Un imposible, de forma el equipo salmantino murió ahogado en la orilla aunque en realidad estuvo casi toda la final bajo el agua.