Perfumerías Avenida, en busca de una de esas noches en las que la magia toma la pista

Alberto Miranda, entrenador, y Silvia Domínguez, capitana de Perfumerías Avenida (Foto: T. Sánchez)

Partidazo en Würzburg. Con Fenerbahçe llega uno de los mejores equipos de Europa ante el que Perfumerías Avenida debe medirse sin complejos en busca de una de esas noches en las que la magia se traslada a una pista de baloncesto. 

Verameyenka, Hollingsworth, Lanvender, Kobryn, Quigley, Vardali y si aun no había bastante hay que sumarle a Coleman, Canitez o Cakir. Solo leer los nombres uno a uno pensando que son rivales agota así que como equipo una reunión de estrellas así solo es posible si como nombre tiene el de algún conjunto ruso o turco. Es el caso y hablamos de Fenerbahçe, otro de esos trasatlánticos europeos que tenemos la suerte de disfrutar en Würzburg gracias a la presencia de Perfumerías Avenida en Euroliga.

 

Un lujo que hay que disfrutar y un partido, este míercoles a partir de las 20.30 horas, de esos que siempre han 'puesto' a Perfumerías Avenida y a su afición. Noches como esta son en las que se demuestra que este equipo puede presumir de los mejores seguidores que consiguen que la escuadra salmantina juegue como si fueran seis en pista. Y es que ante un rival de la entidad del equipo turco hará falta que tanto equipo como grada estén al cien por cien.

 

Como si fuera poco la calidad que atesoran, Fenerbahçe llegará a Salamanca algo picado después de sufrir una derrota en la Liga turca que supuso una sorpresa pero no deja de ser un accidente porque en Euroliga suma tres victorias consecutivas sin paliativos tras haber caído en la primera jornada ante el que seguro es su gran rival del grupo, el Kursk. Y aquella derrota es la que no le da demasiado margen para fallar si quiere aspirar al primer puesto.

 

Enfrente Perfumerías Avenida sabe que en este partido no tiene nada que perder aunque es verdad que las tres derrotas que ya suma van dejando cada vez menos opciones y por eso intentar la machada no es sólo una cuestión de orgullo sino que también tiene un componente de necesidad.

 

En una primera vuelta atípica en la que tiene muchas más salidas que partidos en casa, la versión que ha dado el equipo como local ha sido bien diferente a la que ha ofrecido fuera así que la línea a seguir es la mostrada ante Lille. Agresividad, constancia, fe en la pista y mucho calor en la grada. Cuanto más alta la temperatura, mejor y no sólo si se va por delante. 

 

Con todas las jugadoras disponibles y después de haber tomado un poco de aire después de la estresante semana pasada, es el momento de que en la pista los trucos empiecen a funcionar y así el parquet salmantino pueda vivir otra noche mágica.