Perfumerías Avenida, el soldado universal que siempre está en la batalla final

Las jugadoras celebran la victoria y el pase a la final con su capitana al frente (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida disputará una nueva final de la Copa de la Reina tras superar 68-60 a Girona en una durísima batalla que se resolvió en el último minuto. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA  (16+14+18+20): Silvia Domínguez (15), Jacki Gemelos (2), Vanessa Gidden (13), Gabriela Marginean (11), Astou Ndour (8) –cinco inicial-, Leo Rodríguez (12), Ewelyna Kobryn (1), Kristine Vitola (4), Alana Beard (2).

 

SPAR CITYLIFT GIRONA (13+6+20+21): Chrissy Givens (19), Noemí Jordana (7), Adrijana Knezevic (4), Vita Kuktiene (5), Lina Pikciute (0) –cinco inicial-, Tayler Mingo (2), Artemis Spanou (8), Naignouma Coulibaly (3), Talee Lucas (12).

 

ÁRBITROS: Terreros San Miguel, José María y Hurtado Almansa, Juan Ramón. Eliminada por cinco faltas personales Coulibaly.

 

INCIDENCIAS: Primera semifinal de la Copa de la Reina disputada en el pabellón Gasca de San Sebastián.

Cuarenta minutos de intensidad. Ese era el reto para Perfumerías Avenida consciente de que lo que tenía por delante era un partido a cara de perro. Desde el principio iba a recibir, así que desde el principio había que dar y desde el principio era importante para Avenida empezar anotando, empezar disfrutando con su baloncesto ofensivo.

 

La premisa se cumplió en un buen comienzo de partido. Intensas en defensa, provocando varias pérdidas del ataque de Girona y con acierto en ataque. Importante que le entraran los primeros lanzamientos a Marginean, que sumados a un triple de Ndour provocaron que con apenas tres minutos y medio disputados Ortega solicitara su primer tiempo muerto.

 

Siguió bien Avenida atrás, con dos y tres ayudas bajo los aros y siguieron llegando los puntos así que tras un nuevo triple de Leo Rodríguez, que fue la primera en entrar en rotación, Avenida se iba doce arriba, 14-2.

 

Girona cambio tres jugadoras de golpe buscando un revulsivo y Lucas anotó con un triple la primera canasta en juego del equipo gerundense para reducir la distancia con un parcial de 0-5. Esas primeras rotaciones le sentaban mejor al equipo catalán que aprovechaba que Avenida ahora no acertaba en ataque para correr y evitar la defensa estática anotando con Givens y Lucas. Con 14-9 era Miranda el que tenía que buscar la reacción con un nuevo tiempo muerto. El partido, como se preveía, iba a discurrir entre tomas y dacas y además las gerundeses se beneficiaban del bonus porque Avenida estaba en seis faltas por una cometida por ellas.

 

Avenida ganaba el primer parcial, 16-13, pero tras una mejor salida había tenido muchos problemas ofensivos en los últimos cuatro minutos de cuarto que había que tratar solventar.

 

El partido se movía en guarismos cortos pero cada canasta era un triunfo porque cualquier diferencia a favor es valorable así que los primeros puntos de Ndour y Vitola le vinieron bien al equipo para coger aire. Dos puntos más en contraataque –jugar rápido en cuanto era posible era mandamiento-, situaron el 21-13 y el consiguiente tiempo muerto de Ortega.

 

Podía haber sido un momento importante porque al equipo se le escaparon dos ataques con dos lanzamientos claros y después se vio penalizado por una antideportiva de Gemelos que facilitó que llegaran los puntos que tanto le costaba sumar en ese momento a Girona que se aprovechaba desde la personal del mayor castigo en faltas que recibía Avenida –y eso que en cada salida de balón de las azules había una o dos faltas sobre Silvia Domínguez sin sanción-. A esas alturas eran 15 los tiros libres que había lanzado Girona y la base de Avenida la que había recibido hasta en el carné de identidad.

 

Ndour y Kobryn celebran una defensa con Spanou detrás de ellas (Foto: Teresa Sánchez)

 

Era tan exagerado el número de faltas que recibía la base que acabó el último minuto yendo ya, por mandato judicial, al tiro libre y desde allí no erró para situar a su equipo al descanso con un prometedor +11, 30-19. Avenida había dejado en seis puntos a su rival en este cuarto, significativo.

 

Buen comienzo del segundo tiempo con tapón, contraataque y dos puntos para Leo Rodríguez a los que sumó un triple con el que la grada azul se vino arriba. Entre la canaria y Silvia Domínguez comandaron el acierto en ataque y el estirón que se fue hasta los +14 lo que obligó a Ortega a parar el partido que se podía ir.

 

Se cambiaban las tornas y era el equipo catalán el que debía jugar ganando segundos al reloj. Girona se echó en brazos del talento de Lucas y Givens y el partido entró en intercambio de canastas que por llegar desde 6,75 para Girona le permitía ir recortando diferencia hasta dejarla en +9 para Avenida con diez minutos por delante, 48-39. Los más difíciles.

 

De hecho fue en ese momento cuando se notó por primera vez se notó la ansiedad de Perfumerías Avenida sobre la pista perdiendo el balón en sus tres primeras acciones ofesnvias mientras seguía siendo el equipo castigado con faltas. Con 48-41, balón para Girona y 8'53" por jugar Miranda paró el partido, seguramente para avisar de que lo que venía por delante era un combate y necesitaba guerreras. 

 

 

Un triple de Marginean sobre la bocina vino a dar un poco aire pero debía volver la mejor defensa, aun a riesgo de que los árbitros echaran el pito a la boca, constante todo el partido contra Avenida. Los últimos cinco minutos entró Avenida siete arriba pero, como no, en bonus. En ese momento eran 24 los tiros libres que había lanzado ya Girona.

 

Y así, punto a punto, el rival de Avenida estaba en partido. A cinco del final, cinco abajo. Aparecía, a lo Braveheart, ella contra el mundo Leo Rodríguez que anotaba y sacaba personal en dos acciones consecutivas, aunque no pudo aprovechar los tiros libres desde donde Girona seguía sumando pese a que el 17 de 32 final deja claro que con más acierto podían haber hecho más daño.  

 

Un triple de Jordana a tres del final puso un ajustadísimo 58-54. Había que anotar sí o sí y lo hizo Gidden. Respondía Kuktiene con otro triple, así que Avenida tenía por delante el reto de volver a sumar. Tres por delante y dos minutos por jugar. Gidden, esta vez desde el tiro libre sumó de nuevo y aunque defendió bien Avenida vio como su rival se encontraba con otra falta a favor. 

 

No se podía entrar con más tensión y emoción en el último minuto con dos tiros libres anotados por Beard que llevaban el 64-58 al luminoso. Ahí quedaba casi resuelto el partido que sentenció desde el tiro libre la capitana, la que sin duda más desea esta Copa.

 

 

Noticias relacionadas