Perfumerías Avenida despide 2014 regalándose una nueva victoria

(Prensa Avenida)

Perfumerías Avenida puso punto y final al año 2014 y a la primera vuelta de la Liga con un trabajado triunfo, 59-69, ante Campus Promete. Se resistió el equipo riojano a caer pero una imponente Robinson y los puntos de Ferrari en el último cuarto resultaron definitivas. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

59 CAMPUS PROMETE (13+16+16+14): L. Brown (4), P. Estebas (9), L. Castillo (7), A. Knezevic (14), C. Mokango (6) -cinco inicial-, M. García (4), M. Goyache (0), E. Salcedo (0), A. Njonkou (0)

 

69 PERFUMERÍAS AVENIDA (23+11+20+15): Marta Fernández (7), Marta Xargay (0), Vanessa Blé (2), Eshaya Murphy (17), Angel Robinson (21) -cinco inicial-, Leonor Rodríguez (0), Paola Ferrari (10), Mariona Ortiz (4), Marija Rezan (4), Anna Montañana (0).

 

ÁRBITROS: Martínez Prada y Terreros San Miguel. 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 13 de Liga disputado en el Polideportivo Lobete. Por primera vez en su historia, Perfumerías Avenida visita la pista de Logroño en Liga Femenina. 

No hay mejor manera de despedir un año con una sonrisa y ese gesto es el que acompaña a los componentes y aficionados de Perfumerías Avenida que dicen adiós a este 2014 de la mejor manera posible, incrementando la racha de victorias -12 seguidas en Liga-, con un nuevo triunfo en la Liga que permite al equipo mantenerse en lo alto de la clasificación. Sufrió quizás más de lo previsto, dejando la sensación de que las vacaciones van a venir muy bien, algo lógico tras el tremendo desgaste vivido. 

 

Que un partido de baloncesto puede pasar por muy diferentes fases quedó demostrado en la primera visita de Avenida a Logroño. Cualquiera hubiera pensando tras ver los primeros diez minutos que el duelo sería un paseo para las azules pero en el segundo parcial y el resto del partido quedó claro que en baloncesto caben pocas relajaciones y eso es algo a tener en cuenta siempre.

 

Quizas fueron las ganas de ambos equipos por resolver cuanto antes el encuentro previo a las vacaciones porque el duelo comenzó a toda mecha y tanta velocidad dio lugar a la precipitación y a que ambos equipos no anotaran en sus primeros ataques. Poco a poco todas se asentaron sobre el parquet y Avenida comenzó a tomar el mando. El equpio de Miranda dominaba con claridad bajo los aros, imponía su defensa y el entendimiento entre sus pívots permitía que llegaran puntos con falicidad y que la renta superior a los diez puntos llegara mediado el parcial, 6-17.

 

A excepción de los intentos de Knezevic el Campus Promete encontraba problemas para anotar y esa renta se mantuvo hasta que concluyeron los diez pirmeros minutos, 13-23.

 

Quizás fuera esa facilidad para adquirir una rápida renta lo que provocó que Avenida cayera en la relajación, tampoco funcionaban las rotaciones y además Campus Promete apretó en defensa, con ayudas sobre las interiores. Además apareció Licet Castillo que anotó seis puntos consecutivos quellevaron el marcador a un 17-23 que provocó el primer tiempo muerto de Miranda. 

 

A continuación la recomposición del juego del equipo fue un espejismo porque Campus encontrando aro mientras Avenida se atascaba de manera alarmante en los 27 puntos. Nadie conseguía anotar y los pesos pesados del equipo azul tenían que regresar de nuevo a la pista. Las segundas opciones al rebote de Robinson -acabó con 9 el primer tiempo, dieron aire al ataque y un triple de Murphy ya en el último minuto (pudo anotar además en un lanzamiento final tras robo que no quiso entrar), permitió que el equipo salmantino se fuera al descanso con cinco arriba, 29-34.

 

A la vuelta de vestuarios Avenida arrancó con un parcial de 0-5 a su favor que volvía a poner la renta en diez puntos pero el arreón fue un espejismo porque el equipo se bloqueó de nuevo y además vio como Marta Xargay cometía la cuarta falta que la llevaba al banquillo. En apenas cinco minutos el Campus Promete conseguía igualar el duelo, 41-41, e incluso desaprovechó la oportunidad de ponerse por delante.

 

El tiempo muerto sirvió para que el equipo se reactivara en defensa y eso insufló aire a su ataque. Llegaron los puntos de Robinson, Murphy y un triple de Ferrari que devolvía una renta de nueve puntos al equipo, 43-52. 

 

 

El toma y daca se mantuvo en la recta final del duelo, con un Campus Promete que aprovechó los 'viajes' a la línea de personal para meterse de nuevo en la lucha, 54-57. Fue en ese momento de apuro cuando apareció la inspiración de Paola Ferrari, que desde 6,75 metros empezar a dar la puntilla al partido que acabó resolviéndose con un 59-69.