Perfumerías Avenida deja claro que quiere guerra

Jacki Gemelos en el trabajo defensivo ante Masciadri (Foto: Teresa Sánchez)
Ver album

Perfumerías Avenida salió vencedor de la batalla, 63-52, ante Schio. Un encuentro que el equipo salmantino jugó a vida o muerte y en el que supo sacar ventaja de sus armas y sufrir en el peor momento.

 

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

PERFUMERÍAS AVENIDA (17+17+23+6): Silvia Domínguez (2), Alana Beard (2), Vanessa Gidden (8), Gabriela Marginean (12), Astou Ndour (17) -cinco inicial-, Leo Rodríguez (9), Kristine Vitola (4), Ewelyna Kobryn (6), Jacki Gemelos (3)

 

BERETTA FAMILIA SCHIO  (16+11+10+15): K. Ress (7), G. Sottana (5), J. Anderson (10), A. Walker (8), C. Zandalasini (8) -cinco inicial-, G. Gatti (7), R. Masciadri (2), Eva Lisec (8), M. Bestagno (0).

 

ÁRBITROS: Petr Hrusa (CZE), Christoph Rohacky (AUT), Nuno Monteiro (POR).

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 11 de la Euroliga Femenina disputado en el pabellón de Würzburg. 

Hay quien piensa que el plantear el partido como una batalla puede resultar exagerado. Probablemente no haya visto nunca un encuentro de Euroliga, en este caso femenina, en el que hay tanto en juego como lo que se discernía en el duelo entre Perfumerías Avenida y Schio.

 

Avenida, con todo en juego y Schio, con la opción de mantenerse en segunda posición y, como los buenos equipos, espoleado por la ausencia de una de sus referentes, la francesa Yacoubou que se quedó en el hotel con fiebre, se plantaron sobre el parque de Würzburg como si de dos gladiadores se tratara.

 

Tremendamente intenso el equipo italiano, ninguna sorpresa, no solo atrás sino también en ataque donde le generó problemas al rebote al conjunto local. Segundas opciones que aprovechaba para situarse con mínima renta por delante durante los primeros minutos del encuentro. Instantes en los que en Perfumerías Avenida, Alana Beard que salió de inicio para trabajar en defensa sobre Anderson, tomaba la responsabilidad de lanzar a canasta con acierto desigual. No eran malos tiros pero se nota la falta de actividad y pronto Miranda optó por sentarla y poner en pista a Gemelos.

 

Alana Beard, muy intensa en defensa aun faltándole ritmo (Foto: Teresa Sánchez)

 

Ganó en fluidez el equipo, cuyo principal problema era que algunos tiros debajo del aro no entraban y si Schio conseguía correr eran puntos casi seguros. Aun así con un 2+1 de Marginean lograba situarse por delante, 13-11 y Würzburg se venía arriba. Lo que quedó claro al final del cuarto es que ante una escuadra como la italiana no valen un despiste y de unos pasos a Kobryn se pasó a un triple de Anderson que dejó el marcador en 17-16.

 

También empezó anotando Schio tras un despiste defensivo que permitió el triple fácil de Gatti. Era un duelo de poder a poder, con mil brazos en la zona y en el que un par de robos de Gemelos, rapídisima en todas las acciones del cuarto, permitieron a Avenida volver a coger el mando. Siete arriba se fue el equipo tras un triple y otra canasta de Ndour, 32-25, antes de que Méndez solicitara tiempo muerto porque la defensa de Avenida había subido en intensidad como la espuma, no permitía tiros fáciles y además el rebote ahora se controlaba. Ndour cuajaba sus mejores minutos en Euroliga y seguía sumando para las locales que al descanso se iban siete arriba, 34-27. La primera batalla estaba superada pero quedaba la parte más complicada de la conquista.

 

En Avenida empezaron las cosas casi como acabaron a la vuelta de vestuarios, con canasta de Ndour tras asistencia de Silvia Domínguez. Dos puntos y una buena acción defensiva para dar confianza y encima la española seguía dominado bajo el aro así que las locales lograron irse por encima de los diez puntos a las primeras de cambio, 40-29. Un tapón de Beard volvió a levantar a la grada y con apenas tres minutos jugados Miguel Méndez pedía tiempo muerto por Avenida se lanzaba a campo abierto a por su equipo. Sonaban las palmas como tambores tras otro canastón de la pívot sobre la bocina, aunque tocó darle un respiro porque quedaba mucho por delante para perder a la jugadora ‘caliente’ del día.

 

Intentaba remar Schio tras el cambio de Ndour pero respondía a la perfección Avenida solventando los puntos visitantes con triples, primero de Leo y después de Gemelos y Marginean robaba un balón que suponía antideportiva. Una paliza se daba la rumana cuya ambición quedó patente en su grito al aire después de errar su primer tiro libre después de casi 50 lanzados en esta Euroliga.

 

Jugaba a las mil maravillas el equipo, lo celebraba la grada que lo veía 20 arriba, 57-37, casi al final del cuarto tras una de esas acciones por las que Kobryn es una de las mejores ‘center’ europeas. Aquí nadie se arrugaba, todas querían sangre y fiesta.

 

Kobryn postea frente a Ress (Foto: Teresa Sánchez)

 

Schio apretó en defensa buscando una remontada que ya se antojaba casi imposible, aunque sí lograron sumar en varias acciones consecutivas y eso hizo que Miranda parara el partido con +16 y más de seis minutos por jugar. Había que evitar confianzas porque los rivales heridos son los más peligrosos.  Se pudo poner a doce Schio pero Beard robó un balón providencial , su faceta defensiva es una de las virtudes que pueden ayudar más a Avenida, que propició dos puntos fáciles para Marginean cuando el equipo se había atascado en ataque.

 

Con tres minutos y medio por delante la renta era de +13 pero había nervios. Demasiado en juego y otra nueva pérdida que provocó que Miranda tuviera que parar de nuevo el duelo para serenar la situación porque además a Schio, que aprovechaba para pegar todo lo imposible ante la pasividad de los grises, le entraba todo y el parcial seguía creciendo a su favor al ritmo que decrecía la renta de Avenida. A 2’20” para el final, nueve arriba y lejos del bonus los dos equipos lo que favorecía la defensa al límite de las de Méndez.

 

Avenida intentaba dejar correr el reloj aunque no encontraba aro así que Silvia Domínguez cerró los ojos y se fue hacia él asumiendo todos los riesgos hasta sacar una falta de tiro que permitió sumar dos puntos de oro. Galones de jefa para cerrar el partido, para dejar claro que aquí hay ganas de seguir dando batalla.