Perfumerías Avenida cede en el límite pero encuentra la fórmula para competir

Kizer lanza a canasta ante la defensa de Vitola (Foto: Galatasaray)

Derrota de las que escuecen por inmerecida para el mejor Perfumerías Avenida europeo a domicilio, 61-59. Tuteó a Galatasaray, le dominó durante tres cuartas partes del duelo que se le escapó por los pequeños detalles que deciden un partido de alta tensión en una pista turca.  

 

FICHA DEL PARTIDO

 

61 GALATASARAY (16+7+19+19): Martínez (8), Yilmaz (7), Kizer (10), Dubljevic (4), Loyd (21) -cinco inicial-, Alben (2), Kulichova (0), Caglar (9). 

 

59 PERFUMERIAS AVENIDA (10+19+17+13): Silvia Domínguez (7), Jacki Gemelos (2), Vanessa Gidden (5), Gabriela Marginean (15), Astou Ndour (15) -cinco inicial-, Leo Rodríguez (4), Kristine Vitola (2), Tricia Liston (9). 

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la jornada 6 de la Euroliga.

 

 

Perfumerías Avenida se plantó en el feudo de Galatasaray demostrando que tenía muy claro qué tipo de partido se iba a encontrar. Si de algo ha definido hasta ahora la trayectoria del equipo turco en sus partidos de Euroliga es que ha jugado a marcadores bajos provocados por su trabajo defensivo. Avenida supo desde el minuto uno que no le iba a ser fácil anotar así que para responder a su rival le tocaba aplicar una medicina similar. Bajar el culo atrás y tratar de sacar máxima rendimiento a los resquicios que dejara su rival cuando atacara.

 

Con todo empezó mejor Galatasaray, o al menos con mayor acierto en ataque porque el problema para Avenida es que le costaba circular el balón y meterlo dentro y por fuera los lanzamientos no entraban. Tras un 2+1 de Nuria Martínez, al que le siguió el primer tiempo muerto de Mirnada, las locales alcanzaban su máxima renta de +10 (16-6), poniendo en el primer aprieto a Avenida. Supo cerrar el cuarto el equipo salmantino con cuatro puntos consecutivos de Ndour y Gemelos para reducir esa distancia.

 

Fue en el segundo cuarto cuando las cosas empezaron a rodar como perseguía la escuadra charra. Apoyada en un enorme trabajo defensivo y una zona 2-3 que desequilibró el ataque del Galatasaray, Avenida empezó a desarrollar ataques más fluidos. Vitola dominaba el rebote, se cerraban las líneas de penetración y Galatasaray no acertaba en el tiro. Por contra en Avenida empezaban a entrar los lanzamientos de Leo y de Liston que, con dos triples consecutivos, empató y puso por delante al equipo azul.

 

Galatasary no estaba cómodo en la pista y tampoco tras el tiempo muerto de su técnico conseguía zafarse de la maraña defensiva de las azules que después de dos aciertos ante el aro de Silvia Domínguez encaraban el descanso con su máxima renta, +6. El esfuerzo había sido notable y la ventaja llegaba pese al 2 de 12 en triples. Un ejercicio de piernas que había que ver si no pasaba factura en los segundos veinte minutos. 

 

Porque el partido iba a subir de intensidad, eso estaba claro. Galatasaray tenía que salir a dar la vuelta la situación y dpnde mejor se maneja si se lo permiten es en las trincheras. Trabó el juego todo lo que pudo y en los primeros instantes dificultó mucho el ataque de Avenida, que aguantaba por delante trabajando a destajo. Un triple de Gabi dio aire a esa ventaja, 31-36. Loyd, con ayuda de Caglar, se echó a su equipo a la espalda en accines individuales para mantenerlo en partido con diez minutos por disputar, 42-46.

 

Un cuarto de auténtico infarto en el que primero dio la impresión de que el partido era claramente para Avenida, con cinco minutos de ensueño en los que consiguió irse nueve arriba, y dos en los Loyd anotó dos puntos inverosíiles, llegó una canasta más adicional, una pérdida y una antideportivo pitada a Gemelos -increíble pero es lo que pasa en una pista como esta-, permitieron a las locales remontar y empatar el encuentro a 59 a poco menos de dos minutos para el final.

 

Galatasaray había llegado fácil al bonus y a Avenida por más que buscaba las faltas le resultaba imposible (cualquiera pita debían pensar los de gris) así que el tiro libre empezó a ser decisivo y más en un momento de alta tensión en el que las manos se encogen. 

 

Anotó Nuria Martínez -una vez demostrando porque se la conoce como la reina del 'flopping'- uno para poner a su equipo por delante, 60-59 a 17" para el final y sentenció con otro en una segunda tanda antes de que Liston no acertara con un lanzamiento sobre la bocina para empatar. Se fue por un pelo, ese pequeño acierto que faltó en los dos últimos y fatídicos minutos.