Perforarse el cuerpo... la moda que no pasa

El ombligo y la nariz siguen siendo las zonas más demandadas entre los jóvenes, muchos de los cuales se mantienen fieles al piercing como 'arma' estética.

El ombligo es la zona más demandada entre el sector femenino de la población, seguido de la nariz, aunque este se de demanda por igual entre los dos sexos. Los jóvenes entre 18 y 25 años son el sector poblacional que hace más uso de las perforaciones corporales, aunque los menores también hace uso de este tipo de servicios, a pesar de necesitar autorización de un tutor.

 

El precio de este 'arte' oscila entre los quince euros en zonas de la oreja, hasta 60 euros en zonas más delicadas. Estos servicios también se ha visto afectados por la crisis.

 

Para que todo salga bien, es necesario tomar unas medidas sanitarias que mantengan al cliente fuera de los posibles riesgos que puede ocasionar una mala perforación. Para ello hay que mantener desinfectado el material y el piercings, lavarse las manos y una ver acabado el trabajo, el cliente deberá curar y mantener limpiar la zona.

 

Javier González, experto en tatuajes y piercings, nos ha recibido en su local de la calle Prior, 21, muestra a TRIBUNA y sus lectores como desarrolla su trabajo. Una imagen vale más que mil palabras.