Pequeño y gran comercio van de la mano para intentar combatir la crisis

Las tiendas de la calle Toro en la capital compiten y sobreviven como pueden a la crisis




Las tiendas de toda la vida ven como los grandes comercios y las grandes marcas comerciales le comen el terreno en la calle Toro de la capital, pero no todo es competencia y desventajas.

TRIBUNA ha preguntado a los ciudadanos dónde prefieren hacer sus compras, y las respuestas han sido diversas. A algunos les resulta más cómodo comprar en grandes centros comerciales y en franquicias porque es más barato. Pero otros prefieren ayudar al comercio minorista y consumir en pequeñas tiendas del centro. Además, “la ropa y los complementos, aunque sean un poco más caros a la larga salen más baratos porque son de mayor calidad”, explica un salmantino.

Trinidad Parra, dueña de Malizzia, lleva trabajando en su tienda nueve años y asegura que todo son ventajas. “Al estar ubicada en la calle más comercial de Salamanca y con tantas franquicias a un lado y a otro, la gente entra más a mi tienda”.

En cambio, Pepe Román, dueño de la tienda de moda para hombre del mismo nombre, asegura que lleva allí once años y que ha visto como poco a poco los grandes comercios se han ido llevando a parte de su clientela, pero asegura que también tiene sus clientes de toda la vida y que “hay que seguir luchando”.

Ambos empresarios confiesan que han tenido que bajar los precios para poder competir con las franquicias y que este año no está siendo fácil para nadie, pero como decía el Che Guevara, “la única lucha que se pierde es la que se abandona”.