Pequeñas descargas eléctricas para mejorar el estado de ánimo

Investigan el uso de la estimulación transcraneal de corriente eléctrica. Es un tratamiento indoloro que podría incluso ser útil contra el Parkinson. 

El uso de la estimulación transcraneal de corriente eléctrica (TDCS, por sus siglas en inglés) podría mejorar el estado de ánimo, la ansiedad o, incluso, algunos de los síntomas de la enfermedad del Párkinson, según ha mostrado un estudio publicado en la revista 'Biological Psychiatry'.

 

Se trata de una estrategia para ofrecer estimulación dirigida al cerebro a través de electrodos colocados en el cuero cabelludo.

 

Y es que, las personas con ansiedad tienen una tendencia a prestar mayor atención a los estímulos amenazantes en su entorno. Además de la farmacoterapia, las técnicas de entrenamiento cognitivo también se utilizan para tratar la ansiedad como, por ejemplo, las denominadas modificación sesgo atención o ABM.

 

Ante esto, un equipo de investigadortes dirigidos por el doctor de la Universidad de Australia Occidental analizaron a 77 voluntarios sanos que recibieron tDCS activos y se les instruyó específicamente al atender o evitar la amenaza. Así, y en comparación con los que recibieron estimulación simulada, los voluntarios sanos que recibieron estimulación activa mostraron una mayor modificación de su atención.

 

"En concreto, se muestra cómo los hallazgos de neuroimagen pueden identificar objetivos adecuados para la aplicación terapéutica de neuroestimulación, que sirve para aumentar la eficacia de las intervenciones clínicas de manera que puedan mejorar el tratamiento del paciente", ha explicado el autor principal.