PEQUE, ENTRENADOR DEL SANTA MARTA “Acabar cuartos por abajo es para darse por contento”

Sus entrenadores visitaron TRIBUNA para ambientar el partido
D. G.

1. Porque es mi equipo y para mí son los mejores. Llevamos diecisiete de veintisiete posibles y eso nos ha permitido soñar y depender de nosotros. Es todo por el trabajo y por el esfuerzo de los jugadores.

2. Creo que hay dos jugadores que están por encima del resto, que son José Ángel y Pablito, pero aparte de eso me da miedo la agresividad del rival porque en momentos complicados se crece. A partir de ahí, descuidar a Bernal, a Eli a Chopi, a Marcial o a Naya, me parece pecar de ser demasiado irresponsable.

3. El Santa Marta no está capacitado para eso porque no es nuestra labor. Los chicos del Salmantino deben apurar sus opciones de ser futbolistas para el primer equipo y cuando vean que no van a llegar ahí, el Santa Marta está para acogerlos y para dar salida a los chavales de nuestro club.

4. En mi quiniela el Salmantino era un empate. Yo creo que hacen falta 36 puntos para librar. Si empatamos el sábado, luego nos haría falta uno más. El empate, para mí, no es del todo malo. Lo digo desde la perspectiva de que nosotros, con quedar cuartos por abajo después de la temporada que hemos hecho, podemos darnos por contentos. Que luego hay arrastres, pues habría que esperar al tema de ascensos y descensos. Con el empate ellos seguirían por delante por la diferencia de goles general, pero no lo daría por malo. La derrota nos obligaría a ganar en elSan Casto al Villaralbo y podrían llegar los nervios. Además, tenemos cinco jugadores apercibidos. El Villaralbo no se jugará nada para ese partido en cuanto a competición, pero los jugadores se juegan renovar.

5. Confío en que los dos vamos a salvarnos pero nos va a costar mucho. Creo que se va a decidir en la última jornada. Es lo que dice Chuchi, que el Venta de Baños también pueda jugársela en la última jornada y es posible que todos estemos jugándonos muchas cosas hasta el último día. Incluso ganando podríamos llegar a esa situación para la última jornada.