Peñas y paella para el penúltimo día

Los mayores celebraron una emotiva jornada con la tradicional visita a la residencia de las autoridades y la corte de honor
LORENA LAGO

La localidad de Guijuelo celebró ayer una gran paellada con motivo de sus fiestas patronales, a la que estaban invitados los integrantes de las 120 peñas inscritas en la localidad. En total más de 2.200 personas disfrutaron de esta comida que fue servida por el recientemente nombrado medalla de oro, Jesús Merino, y el alcalde, Julián Ramos.

Pero como no sólo de paella y jamón viven en Guijuelo, niños y mayores se repartieron parte del protagonismo del resto de la jornada. De esta manera, desde las 11.00 horas de la mañana se celebró un parque infantil para todos los pequeños del municipio en el que hubo todo tipo de atracciones que divirtieron a niños y padres que, atentos observaban a sus pequeños. Asimismo, los mayores tuvieron su momento clave con la visita a la residencia La Asunción a la que asistieron un buen número de autoridades locales, acompañados por los representantes de estas fiestas, la reina y su corte de honor. Los residentes recibieron de manos de estos representantes un pequeño obsequio que emocionó a más de uno.

Con la tarde llegó el momento más emocionante de este día. Los más atrevidos vivieron con intensidad la suelta de vaquillas, tres becerros que se lidiaron para hacer las delicias de todo el público asistente. Por la noche llegó el turno de las actuaciones musicales. En esta ocasión fue la cantautora Mily Díaz quien acompañada de Lola Plumed y Samuel Maíllo encantó al numeroso público asistente. La jornada se cerró con la verbena de la orquesta Vulcano en la plaza Julián Coca.