Pegasus 'caza' a un joven que circulaba a 227 km/h por la A-1 a su paso por la Ribera, en Burgos

TRIBUNA

Un conductor de 31 años ha sido detenido por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil como presunto autor de un delito contra la seguridad vial, tras ser detectado circulando a 227 kilómetros por hora en la Autovía A-1, en un tramo cuyo límite de velocidad es 120 kilómetros por hora.

Los hechos ocurrieron el miércoles, 17 de junio, a las 11.20 horas, cuando el vehículo circulaba sentido Burgos por esta autovía a su paso por La Ribera (Burgos).

Según ha informado Tráfico, el vehículo fue detectado por uno de los 6 radares Pegasus que van incorporados a los helicópteros de la DGT y que hacen labores de vigilancia desde el aire. Este tipo de servicio se realiza, en numerosas ocasiones, con patrullas de agentes desde tierra, con el objetivo de preservar la seguridad vial y facilitar la parada del vehículo y la notificación al presunto conductor infractor.

De esta forma, el conductor del vehículo fue parado por agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil a 20 kilómetros de la capital burgalesa y se le instruyó diligencias que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 2 de Burgos.

El presunto autor del delito se enfrenta, según estipula el Código Penal, a la pena de prisión de tres a seis meses o a la de multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, a la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.