Pedrosa y la lluvia niegan el Mundial a Lorenzo

El mallorquin, que estuvo a punto de irse al suelo, fue segundo
El piloto español de MotoGP Dani Pedrosa (Honda) ha sumado una nueva victoria en el Gran Premio de Malasia, disputado este domingo sobre el circuito de Sepang, en una carrera pasada por agua que finalizó antes de lo previsto cuando el catalán había superado en pista al líder Jorge Lorenzo (Yamaha), quien a punto estuvo de irse al suelo y perder los veinte puntos que otorga la segunda posición, pero que finalmente se subió al segundo cajón del podio junto a Casey Stoner (Honda), tercero.

De esta forma, Pedrosa consigue su tercera victoria consecutiva, siempre con Lorenzo ocupando el segundo cajón del podio, y alcanza así el sexto triunfo del año que reduce, un poquito más, las diferencias en la clasificación del Mundial entre ambos. Con dos carreras por delante, Australia y Valencia, la brecha es ahora de 23 puntos. En Malasia, la lluvia estuvo a punto de jugarle una mala pasada al empeño de Pedrosa por conquistar este Mundial.

Si ya en la carrera de Moto2 la intensa tormenta retrasó el inicio, en la categoría reina la pista mojada complicaba los giros primero y desquiciaba a los pilotos más tarde cuando, en la decimotercera vuelta, la carrera debía pararse por la peligrosidad del asfalto. Como no se habían completado dos tercios del Gran Premio, por reglamento se debió esperar a que las condiciones mejoraran para volver a salir a pista. Sin embargo, la lluvia no cesó y finalmente la carrera se dio por terminada con un feliz Pedrosa como vencedor.

Antes, desde la 'pole', Lorenzo repitió una vez más la estrategia y no guardarse nada y no soltó la primera posición, seguido de un piloto catalán que no estaba dispuesto a dejar escapar al mallorquín. Así, el líder y Pedrosa abrían hueco con el resto y dejaban claro que, una vez más, la victoria sería cosa de dos. Más atrás, Stoner sobrevivía al chaparrón junto a Valentino Rossi (Ducati), mientras que motos como Ben Spies (Yamaha), Cal Crutchlow (Yamaha) o Stefan Bradl (Honda), se iban al suelo.

Vuelta a vuelta, las condiciones se agravaban y tan imposible parecía pilotar que hasta Lorenzo, en la vuelta número trece, levantaba la mano pidiendo clemencia. Tras un susto que a punto estuvo de echar por tierra su trabajo en Malasia, la carrera se suspendió de forma momentánea, situación que perjudicaba a Pedrosa puesto que, si finalmente se hubiera reanudado, las diferencia entre ambos se habría reducido al mismo tiempo que su victoria se hubiese puesto en serio peligro.

Bajo una interminable tormenta, durante aproximadamente media hora la prueba estuvo en el aire y finalmente Dirección de carrera decidió darla por terminada para felicidad de los pilotos. Sobre la pista mojada de Sepang tan sólo trece motos consiguieron no marcharse al suelo, entre ellos los españoles Álvaro Bautista (Honda), que terminó sexto justo por delante de Héctor Barberá (Ducati). Además, Aleix Espargaró (ART) volvió a ser el mejor de las CRT en la octava posición. Iván Silva (BGQ) se fue al suelo.