Pedro Sánchez reconoce el error de "haber pensado que la corrupción era cosa del otro partido"

Pedro Sánchez llena a rebosar el auditorio del Colegio Fonseca. Apunta a una crisis de valores por el "culto al dinero rápido" y a la crisis de confianza en la política que provocan los casos de corrupción. 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, desbordó este miércoles todas las previsiones de asistencia a una charla-coloquio en la que tomaba parte en el Colegio Fonseca de la Universidad de Salamanca. Sánchez, que antes había estado durante una hora con alumnos en la Facultad de Derecho, concitó una gran expectación y llenó el auditorio del colegio salmantino, de algo más de 400 butacas.

 

Con numerosos asistentes de pie en escaleras y pasillos, y tras ser presentado por Santiago Juanes de la Cadena SER y Manuel Alcántara, Sánchez centró su intervención en la corrupción y en su origen, pero también en algunas recetas para acabar con el sobresalto diario de la clase política, salpicada constantemente por casos de corrupción. Para empezar, hizo una alusión velada a nuevas fuerzas como Podemos, muy críticas con la corrupción de los dos grandes partidos, al asegurar que "vivimos en un tiempo de cambios, pero no podemos gobernarlo con ideas de consumo rápido". Y fue directo a su diagnóstico: la crisis de valores que "el individualismo extremo y el culto al dinero rápido" que ha socavado la sociedad española antes que las crisis económicas o territoriales.

 

"Me repugna que haya quien oculta su dinero en Suiza mientras mi generación se hipotecaba con la burbuja inmobiliaria"

 

Sánchez expresó su rechazo frontal al resultado de los casos de corrupción ya frecuentes. "Me repugna que haya quien oculta su dinero en Suiza mientras mi generación se hipotecaba con la burbuja inmobiliaria" y "mientras miles de familias son desahuciadas". Por ello aseguró que "al político hay que pedirle ejemplaridad" y que la política española vive "una crisis de confianza vinculada con la crisis de valores y la corrupción".

 

El secretario general de los socialistas encaminó su discurso a reconocer que "demasiadas veces unos y otros hemos cometido el error de pensar que la corrupción era cosa del otro partido", en referencia a las acusaciones cruzadas entre PSOE y PP, "yo también, pero la realidad nos ha desmentido". Y lanzó un nuevo 'recado' a Podemos: "Quien no ha probado el amargo sabor de la decepción es que no ha gobernado".

 

"No hay partidos corruptos ni inmunes a la corrupción, lo que hay es personas que se corrompen y personas que les corrompen"

 

Sánchez puso el foco directamente en los poderes económicos y su voluntad de controlar las instituciones, más allá de los casos concretos de políticos corruptos: "El objetivo del dinero es corromper a las instituciones". "No hay partidos corruptos ni inmunes a la corrupción, lo que hay es personas que se corrompen y personas que les corrompen", dijo, para añadir que "cuando el sistema está corrupto, no aparecen casos" por la falta de independencia de autoridades o poderes, al contrario que cuando la prensa denuncia casos de corrupción. Por ello considera que "hay esperanza por se están revelando casos".

Noticias relacionadas