Pedro Sánchez insiste en su ataque: "Dije lo que millones de españoles piensan"

España necesita "que la decencia vuelva a la política y a las instituciones y sobre todo a la Presidencia del Gobierno".

El candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este martes que no se arrepiente de haberle dicho al candidato del PP, Mariano Rajoy, que no es una persona decente, una acusación que mantiene. "Dije al señor Rajoy lo que millones de españoles piensan y piensan con razón", ha afirmado.

  

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, el líder de los socialistas ha defendido que su afirmación es compartida por los españoles, porque España necesita "que la decencia vuelva a la política y a las instituciones y sobre todo a la Presidencia del Gobierno".

  

Sánchez ha insistido en que Rajoy "tuvo que dimitir" hace dos años por el 'caso Gürtel' y, por eso, ha vuelto a animar a los ciudadanos a hacerle "dimitir" el próximo domingo en las elecciones generales. Y, aunque ha dicho que hablaba en nombre del PSOE, se ha mostrado "convencido" de que "la mayoría de personas que piensan que es necesario el cambio en España se sintieron identificados" con lo que dijo.

 

FUE UN DEBATE "INTENSO Y VIBRANTE"

  

El secretario general no ha querido calificar el 'cara a cara' de bronco y ha explicado que fue "intenso y vibrante" en el que hubo tiempo para hablar "de todo", también de la corrupción porque es "la segunda de las preocupaciones de los españoles".

  

Así, cuando se le ha preguntado si se arrepiente de la acusación quien hizo a Rajoy, ha respondido que no. "Al contrario", ha dicho, para después recordar unas palabras del filósofo Emilio Lledó que, en las elecciones del pasado mayo, expresó su deseo de que "regrese la decencia a las instituciones democráticas".

  

Y, a su juicio, la actitud de "una persona que se va de vacaciones con el viaje pagado por la empresa de Correa", o que ha permitido que su 'número dos', María Dolores de Cospedal, "mintiera" a los españoles diciendo que el extesorero Luis Bárcenas había sido despedido "en diferido", será "de todo menos decencia".