Pedro García rompe el récord de Salamanca de 110 vallas

"Gorritas" se coloca quinto en el ranking nacional absoluto y segundo en promesa, su categoría

El prometedor vallista del Atlético Salamanca - Caja RuralPedro García Fernández, rompió el domingo el récord de Salamanca de 110 metros vallas en un control de la Federación Madrileña de Atletismo celebrado en Coslada. "Gorritas" detuvo el crono en 14.25 (+0.0 viento), siendo segundo por detrás del campeonísimo Felipe Vivancos (14.12), y superando con creces los 14.39 de Roberto de Prado vigentes desde el 9 de septiembre de 2000 en Burgos. Con esta marca se coloca además quinto en el ranking nacional absoluto de esta modalidad, y segundo en promesa, su categoría.

La tarde en el Polideportivo Municipal Valleaguado era soleada, pero desapacible, con muchas rachas de viento cambiante. Con algún problema durante el calentamiento (se le cruzó un juez cuando practicaba la salida), Pedro fue encontrando poco a poco la chispa y la confianza. A las cinco de la tarde se colocó en los tacos, en la calle 5 de la Final A. A su izquierda, Felipe Vivancos, 12 veces campeón de España absoluto en vallas altas entre pista cubierta y aire libre, olímpico, mundialista y subcampeón de Europaindoor, entre otros méritos. Casi nada.

"A cualquiera le da 'miedo' salir al lado de un campeón de Europa [lo fue en 1999 en categoría junior], pero logré evadirme bastante y no pensar en quién corría conmigo, solo en mi calle y en las 10 vallas que me separaban de la meta", dice el salmantino con raíces en Macotera. Condicionado por la puesta en acción del rápido ibicenco intentó empujar más y se metió por debajo de la primera valla, golpeándola, así ocurrió también en el siguiente obstáculo. A partir de ahí recuperó la compostura y empezó a correr como sabe, de menos a más, con su propio ritmo a la caza de Vivancos. "Poco a poco le recortaba terreno y como te puedes imaginar disfruté enormemente de la carrera, porque es un ídolo y pude correr 'codo a codo' con él. Tras esa genial sensación, breve pero genial, llegamos a meta con apenas un metro de diferencia", cuenta Pedro.

Tras un período difícil para el franjinegro por sus exámenes de Ingeniería, recupera buenas vibraciones de rapidez, chispa y confianza, lo que hace que se pueda esperar cualquier cosa (grande) de él durante la temporada de verano, empezando por el Gran Premio Caja Duero este martes en el Helmántico. Y, a partir de ahora, cada bocado que dé a su plusmarca personal será un nuevo récord de Salamanca.