Pasos de peatones resbaladizos de estreno en el centro de Salamanca

Uno de los pasos de peatones recién pintados.

Varias calles entre Fonseca y la Purísima aparecen con nuevos pasos de peatones que se han convertido en pistas de patinaje por la combinación de pintura, adoquines y lluvia.

Calles del centro histórico de Salamanca en el cuadrante entre Fonseca y la Purísima han aparecido esta mañana con pasos de peatones recién pintados. El problema es que, en contra de lo recomendable, resbalan más de lo deseable y han provocado más de un susto a quienes los han pisado.

 

El hecho de que la mañana haya amanecido lluviosa es un problema, pero precisamente es en estas condiciones donde se pone de manifiesto la necesidad de aplicar pintura antideslizante. Y el problema es aún mayor para los vehículos de dos ruedas, motos y bicicletas, cada vez más populares en Salamanca y que sufren todavía más las pinturas deslizantes de muchos pasos de cebra.

 

No es la primera vez que hay problemas con la pintura de los pasos de peatones. De hecho, son habituales las denuncias al Ayuntamiento por caídas y percances, que se habían reducido con el uso de pintura adecuada. Sin embargo, no es así en este caso y como ha podido comprobar este medio los pasos de peatones recién pintados resbalan, y mucho. La oposición ya pidió hace unas semanas que los trabajos periódicos para repintar las marcas viales se hicieran con pintura antideslizante, ya que en las últimas fechas se han pintado señales de gran tamaño en zonas próximas a colegios.