Pasos a nivel, una histórica asignatura pendiente con el tren en Salamanca

Paso a nivel de Gomecello.

La provincia espera el nuevo plan de Adif para suprimir pasos a nivel, unos 60 tras las actuaciones en la línea Salamanca-Fuentes de Oñoro y en Gomecello, las últimas.

Adif ya tiene lista la licitación para suprimir 74 de los pasos a nivel más peligrosos de todo el país, con una inversión de medio millón de euros para este capítulo en Castilla y León. Sin embargo, esta es una importante asignatura pendiente con la seguridad ferroviaria en Salamanca, que cuenta con más de 60 de estos cruces entre carreteras y vías y que se eliminan muy poco a poco.

 

El motivo es que se priorizan aquellos puntos en los que hay más tráfico y cuyo uso ha crecido en los últimos años "como consecuencia del desarrollo urbano de distintos núcleos de población", dicen desde Adif. La prioridad es, por tanto, los que están en poblaciones y próximos a zonas urbanas. Sin embargo, su número se está reduciendo muy despacio a pesar de que están prohibidos desde 1978 y que desde 1987 los cruces de carreteras u otras vías de comunicación con líneas férreas han de realizarse obligatoriamente a diferente nivel.

 

Según los planes de Adif, entre 2005 y 2012 se suprimieron 1.931 de estos pasos, que llegaron a superar los 10.000 en la década de los '70 del siglo pasado. A principios de este siglo, se cambiaron los criterios de evaluación de su nivel de seguridad; en principio sólo se tenía en cuenta el número de vehículos que pasaban y se actuaba allí donde el tren circulaba a más de 160 km/h, pero se pasó a evaluar la visibilidad o el historial de accidentes. Con esta información, se clasificaron esos casi 2.000 pasos a nivel y, según los planes de Adif, en esos dos cuatrienios se tenían que haber eliminado todos empezando por los 410 más peligrosos.

 

En 2005, según los datos de la DGT, había 836 de estos cruces en las carreteras de Castilla y León; el más peligroso, el que hasta los '80 dividía Burgos capital en dos partes. Sin embargo, todavía quedan en toda Castilla y León y en toda España porque, además de los criterios de densidad del tráfico y proximidad a núcleos, Adif tiene en cuenta también la disponibilidad presupuestaria. El plan 2005-2012 contó con 1.320 millones y ahora Adif empieza por 75 millones, en principio, para el próximo año; según los presupuestos del Estado, entre 2012 y 2016 sólo se habrían dispuesto 80 millones para todo el país, lo que habría ralentizado su supresión.

 

En la provincia de Salamanca, ahora mismo deben ser poco más de 60 una vez que en los últimos años se han suprimido varios; se han eliminado los de la línea Salamanca-Fuentes de Oñoro que había en el término municipal de Barbadillo, Canillas de Abajo y Calzada de Don Diego, dos en cada caso; o el de Moriñigo en la línea Ávila-Salamanca. Y la última actuación ha sido para eliminar otros dos en Gomecello.

 

Sin embargo, todavía hay tarea pendiente. Como denunció hace unos meses el PSOE, la nueva línea electrificada se estrenó con pasos a nivel sin suprimir, lo que el diputado David Serrada calificó como "una chapuza". Un cruce a nivel entre carretera y vía no parece algo propio de una conexión de altas prestaciones.

Noticias relacionadas