Paso atrás

El Guijuelo se complica su existencia al perder en su visita al Mirandés y entra en los puestos de descenso a Tercera División.
ÁREA 11

El encuentro comenzó con mucho ritmo por parte de ambos conjuntos. Los dos equipos intentaban hacerse con el dominio el balón en la medular, pero según iban transcurriendo los minutos, el Mirandés iba imponiendo su mayor número de jugadores en la parcela ofensiva para hacerse con el control del partido. Aun así, Garban y Chopi, dos jugadores con mucha movilidad del conjunto salmantino, intentaban poner en apuros al conjunto rojillo. En el minuto 10, iba a llegar la primera jugada polémica, y es que el colegiado madrileño iba a señalar un claro penalti al conjunto local a causa de un derribo de Tejedor a Alain, pero Ubis falló la pena máxima.

Tras el error, el Mirandés se quedó grogui y el Guijuelo estiró líneas e intentó imprimir una marcha más al partido, sin embargo, aunque intentaban siempre pisar el área rival, no llegaban a profundizar. Con el paso de los minutos, parecía que el empate iba a ser el resultado con el que se llegaría al descanso, pero en el tramo final los jugadores volvieron a despertar. Primero Garmendia sacó bajo palos un remate de cabeza de Iturralde, que a punto estuvo de adelantar a los chacineros, y cuando parecía que el Guijuelo estaba mejor asentado, el Mirandés volvió a tomar la batuta del encuentro y, con una exquisitez, Muneta logró asistir entre líneas a Alain, que solo ante el portero lo batió por bajo. Antes de terminar la primera mitad, todavía hubo tiempo para que Simón viera la segunda amarilla y dejara al Mirandés con un jugador menos y todo por decidir en la segunda mitad.

En la reanudación, la contienda se iba a igualar por la expusión de Tejedor, al ver su segunda tarjeta amarilla. Esto dejó tocados a los de Guijuelo, que no supieron reorganizarse bien y dejaron muchos espacios, algo que arpovechó el Mirandés, que empezó a encontrarse como pez en el agua.

Iribas, recién incorporado en el terreno de juego, iba a usar la banda derecha como una autopista por la que generó casi todo el peligro del equipo rojillo. En el 54, una buena internada suya terminó con un centro que Mújika remata pero Montero desvió el cuero a córner. El tiempo transcurría y el Mirandés se encontraba cómodo jugando con espacios. Mújika, de nuevo, lo intentó desde fuera del área con un perfecto derechazo que a punto estuvo de sorprender a Montero.

Por su parte, en el Guijuelo fue Torres quien llevó el mayor peligro. Un disparo suyo desde la izquierda terminó en córner y tres minutos después, el Mirandés, aprovechando una contra, estuvo a punto de finiquitar el partido con un mano a mano entre Candelas y Montero, que repelió con el cuerpo para evitar la sentencia. En el 83, Iván Agustín de nuevo a punto estuvo de sentenciar tras una buena triangulación pero solo dentro del área mandó el esférico por encima del larguero. En la jugada siguiente, Chema lo intentó en jugada personal y, tras irse de su marcador, su remate se fue lamiendo el palo izquierdo. Al filo del tiempo reglamentario, Candelas lo intentó pero su remate se fue ligermente desviado.

Cuando el público abandonaba el terreno de juego otra contra del Mirandés dejó a Candelas en zona franca para batir en el mano a mano por bajo al guardameta chacinero.