Partidazo de equipo para sumar el primer triunfo europeo

Robinson y McCarville, durante el choque de Euroliga

Perfumerías Avenida se impuso al CCC Polkowice en un choque en el que hubo que luchar hasta el final.

FICHA DEL PARTIDO

 

59 PERFUMERÍAS AVENIDA (13+15+13+18): Xargay (13), Rodríguez (4), Murphy (17), Robinson (6) y Thomas (6) -cinco inicial- Fernández (8), Rezan (5), Pina (0), Ortiz (0) y Abalde (0).

 

44 CCC POLKOWICE (10+15+8+11): Skerovic (8), Snell (12), Musina (6), McCarville (12) y Leciejewska (2) -cinco inicial- Owzcarzac (2), Majewska (2), Skorkek (0).

 

INCIDENCIAS: Partido disputado en Würzburg ante 2.700 espectadores.

Perfumerías Avenida se impuso al CCC Polkowice logrando así su primer triunfo en Euroliga en un choque luchado y en el que las locales tuvieron que luchar como unn verdadero equipo para imponerse a un conjunto polaco que no visitó Salamanca de turismo.

 

El partido comenzaba con un Avenida que intentaba acelerar en ataque y defender con fuerza. Los primeros minutos fueron para Murphy, que cogió la batuta ofensiva y lo 'enchufaba' todo. Pero las polacas comenzaron a apretar atrás y a acercarse poco a poco hasta que sólo tres puntos se veían en el marcador al terminar los diez minutos iniciales.

 

En el segundo cuarto, la igualdad fue la protagonista. Las defensas comenzaban a mostrar que era la suya, que este partido se iba a ganar desde atrás. Lo tuvo Avenida, para irse más holgado al descanso, hasta en un par de ocasiones cuando se pudo escapar hasta por diez puntos. Finalmente, sin embargo, 28-25 fue el resultado final al descanso, con la sensación de que habría que dejarse el alma para salir del segundo partido con vida.

 

Skerovic xargay euroliga

 

Y así fue, sin descuidar un ápice la extraordinaria defensa, el tercer cuarto fue el de los triples, de Murphy y de Xargay y el de la aparición de Marta Fernández. Sus bandejas comenzaron a entrar y lo redondeó con un triple sobre la misma bocina de final de cuarto para finalizar con ocho puntos de ventaja, aunque daba la sensación de que el equipo polaco no iba a arrojar la toalla. 

 

Lo intentaron, no se rindieron prácticamente hasta los minutos finales, y cuando más cansadas estaban aprovechó Avenida para poner la tranquilidad necesaria.