Paro de 2.800 euros al mes para una exdiputada salmantina que no encuentra trabajo

La diputada María Teresa Cobaleda, el día de su toma de posesión. Foto: Congreso

María Teresa Cobaleda se apunta a cobrar 2.800 euros/mes durante casi un año, una indemnización por cese prevista por el Congreso para aquellos que no se reincorporan a su trabajo o no encuentran alguna 'puerta giratoria'.

CALDERA NO HACE USO DE LA AYUDA

 

El histórico diputado socialista Jesús Caldera está entre los diputados que ha cesado tras la última legislatura, pero ha decidido no hacer uso de la ayuda a los que no siguen en el Congreso. Caldera se ha incorporado recientemente al que era su puesto de trabajo cuando empezó en política, una plaza de funcionario en la intervención del Ayuntamiento de Ávila.

Las retribuciones que cobran los diputados y senadores suelen estar en el centro de la polémica por su cuantía. Son 2.800 euros mes, y otros 1.800 para los de fuera de Madrid por un ejercicio, a veces, en entredicho. Sin embargo, parecen poco en comparación con lo que tienen derecho a percibir una vez dejan las cortes, un 'paro' que no tiene nada que ver con el que cobra el común de los desempleados. De ello va a poder dar fe una diputada salmantina, la 'popular' María Teresa Cobaleda, que es una de las beneficiarias.

 

El Congreso de los Diputados ha dado a conocer las indemnizaciones por cese de actividad que han solicitado aquellas señorías que no han revalidado el escaño, y que no han encontrado trabajo. Se enmarcan en el reglamento de retribuciones de los diputados, que incluye una indemnziación por cese. En total, 60 diputados se han apuntado a cobrar este 'paro' del Congreso. Y lo que nos va a costar a los contribuyentes no es desdeñable porque la cantidad no es pequeña: se han reservado 1,3 millones de euros.

 

Según el reglamento, los diputados que pidan acogerse a las indemnizaciones por cese tienen derecho a percibir una retribución mensual de 2.813,87 euros/mes, idéntica cantidad al sueldo base de los diputados en activo. Quienes cesen en su cargo tienen derecho a solicitar esta ayuda por un número de meses, y 60 de los diputados que salieron del Congreso al término de la pasada legislatura lo han hecho. La lista se puede consultar en este documento del hemiciclo.

 

 

DIPUTADA SALMANTINA

 

Son aquellos que no tenían puesto de trabajo al que regresar o que no han encontrado acomodo en el sector privado una vez han perdido el escaño. Entre ellos está la diputada salmantina María Teresa Cobaleda (PP), que ha solicitado esta ayuda por un período de once meses; estará casi un año cobrando un 'paro' que totalizará 30.952 euros. La resolución es de febrero y ya ha disfrutado de dos de los once meses que se le han concedido. La ya exdiputada destacó durante la última legislatura por su escasa actividad: en estos cuatro años no ha llegado a intervenir en el pleno en ninguna ocasión y tampoco ha hecho ninguna pregunta oral y solo 11 escritas.

 

En el Senado existe una ayuda idéntica, por la misma cantidad, y según un documento publicado por la Cámara Alta el ya exsenador popular Julián Lanzarote figura con un derecho reconocido de cinco meses de indemnización por cese, a razón de 2.813 euros/mes.

 

 

CUATRO VECES EL PARO DE CUALQUIER SALMANTINO

 

A pesar de ello, Cobaleda cobrará ahora esos más de 30.000 euros mientras encuentra trabajo. Como diputada, percibió el sueldo base (2.813,87), la indemnización por ser de fuera de Madrid (otros 1.800) y un complemento de casi 700 euros mes por ser integrante de una de las comisiones de trabajo.

 

La cuantía no tiene nada que ver con el que perciben los desempleados de Salamanca. Al término de enero, la prestación contributiva media era de 749,8 euros/mes, y cada vez son menos los que la disfrutan, y por menos meses. Son cuatro veces menos de lo que se va a embolsar la exdiputada.