"Parece que en Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa"

Alberto Montero, Victoria Rosell, Pablo Iglesias y Rafael Mayoral en Málaga

Apuesta por hacer de la Constitución "un documento nuevo, donde sanidad, educación, vivienda y derechos laborales estén protegidos".

El candidato de Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, ha dejado claro, refiriéndose expresamente a la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos (PP), con la que el pasado jueves tuvo un rifirrafe, que "nosotros a los corruptos, les vamos a llamar corruptos a la cara". "Da la impresión de que en Génova no queda incorrupto ni el brazo de Santa Teresa", ha apostillado.


De hecho, ha comenzado su intervención en un acto de campaña en el Teatro Alameda de Málaga, ante más de 600 personas, diciendo "buenos días Málaga y buenos días Celia, cuando quieras nos tomamos ese café, pero nosotros a los corruptos les vamos a llamar corruptos".

"Los fontaneros, los taxistas, los trabajadores de mi país no son corruptos, no se comparen ustedes con nuestro país", ha dicho al PP, dirigiéndose también al PSOE, al que ha advertido de que "hay formas de corrupción legal como las puertas giratorias", por lo que ha reclamado su prohibición en la Constitución. "Así se te quita el problema, Pedro Sánchez", ha apuntado al líder socialista.

Iglesias, interrumpido en varias ocasiones con vítores de "sí se puede, "presidente' y "no nos representan", ha lamentado que en esta campaña electoral "nadie hable de España ni de corrupción ni de los problemas de los españoles, sólo de pactos entre camarillas". "Nosotros estamos aquí para ganar las elecciones y vamos a terminar con unos años infames de corrupción en España porque a nosotros si nos importa la gente", ha afirmado.

El candidato de Podemos a la Moncloa ha reivindicado el 15M como "el mayor movimiento democrático en los últimos 30 años de historia española" y ha acusado a las élites de "ser los auténticos antisistema" al "romper el pacto" que supuso contar con avances sociales.

Ante esto, ha dejado claro que este domingo, 6 de diciembre, Podemos estará en la celebración oficial de la Constitución porque "no vamos a regalar los avances sociales a los que se van a hacer un cóctel". "No vamos a llevar corbata, pero vamos a estar allí", ha apostillado.

CONSTITUCIÓN

En este punto, ha advertido de que "algunos hacen muchas propuestas en campaña electoral, nos hablan de sanidad pública y de educación pública", pero "no crean en las promesas de los políticos, sino en las garantías".

Así, Iglesias ha subrayado que "podemos hacer de la Constitución un documento nuevo, actualizado a 2016, donde la sanidad, la educación, la vivienda y los derechos laborales estén protegidos por la norma fundamental".

Para Iglesias, "la grandeza de España es su diversidad y no hay ningún problema en que en la Constitución se diga que esa diversidad va a estar garantizada no por una imposición, sino por la voluntad democrática". "Quiero ser el presidente de esa España diversa y plural y quiero escuchar a todo el mundo", ha reclamado.

Ha reivindicado que se lleve el principio democrático a la Constitución para que "el voto de todos los españoles valga igual". "Una persona, un voto, y queremos esa reforma en la Constitución española", ha exigido.

También ha reclamado que "ganar unas elecciones no sea un cheque en blanco durante cuatro años", por lo que "si el presidente no cumple su programa y 158 diputados lo piden, junto a una iniciativa popular, revocatoria y si los ciudadanos votan que a la calle, a la calle".

LEY DE ENJUICIAMIENTO CRIMINAL

Sobre la Justicia, el candidato de formación morada a la Moncloa ha hecho hincapié en que "la Constitución tiene que asegurar su independencia porque una democracia es más fuerte con jueces y fiscales independientes".

Especial referencia han hecho los participantes en este mitin a la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, denominada por las asociaciones de jueces y fiscales como 'ley Berlusconi', que entra ya en vigor, sobre todo Victoria Rosell, de la que Iglesias ha vuelto a decir que "será mi ministra de Justicia".

Según Rosell, con la reforma de la ley "este Gobierno está atando de pies y manos a todos los jueces, quiere impedir sentar en el banquillo a los que han estado saqueando el país".