Paradores y el Ferrocarril preocupaciones de los empresarios

Imagen de archivo

La Cámara de Comercio e Industria de Ávila considera una torpeza los planes sobre Paradores e infraestructuras ferroviarias. Fueron los temas centrales del último pleno de la institución antes de terminar el año 2012. Las dos son “decisiones políticas y económicas destructivas” que afectan al resto de empresas de la provincia

Ante la noticia del cierre, temporal o permanente, de determinados Paradores de Turismo entre los que se pueden encontrar los dos de Ávila (Raimundo de Borgoña y de Gredos), el Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria reunido el pasado 17 de diciembre considera una absoluta torpeza la decisión anunciada que convierte nuevamente a Ávila en el flanco de decisiones políticas y económicas destructivas, precisamente en el único sector de actividad económica estable de esta provincia.

 

Paradores es la marca emblemática de calidad que hoy tiene España en el turismo nacional y, sobre todo, hacia el turismo extranjero. Realizar cualquier actuación que merme esta marca en la provincia de Ávila implica condenar nuestra imagen como destino turístico y abocar a un amplio sector de actividad económica al cierre. En definitiva no sólo supone un estancamientosino un profundo retroceso para el turismo de Ávila.

 

El Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila afirma que no hay que buscar en Ávila problemas a la marca Paradores, que nació con un objetivo muy concreto y claramente definido: hoteles ubicados en edificios emblemáticos o emplazamientos destacables seleccionados por su interés histórico, artístico o cultural y en los que a la singularidad de sus emplazamientos se une una propuesta gastronómica que recupera y pone en valor la cocina tradicional de las zonas en las que se encuentran ubicados.

 

 

La marca Paradores no puede ni debe renunciar a sus orígenes sino, más bien al contrario, retomar el espíritu inicial con el que se inició la red de establecimientos cuyo futuro está ahora en entredicho.

 

En particular, quienes han ideado el plan de reestructuración de la marca Paradores disponiendo el cierre temporal o permanente del Parador Nacional de Gredos (el 1º en inaugurarse en España), obvian deliberadamente que dicho establecimiento es mucho más que un simple establecimiento hoteleropues, desde su inauguración en 1928, es parte viva de la Historia de España. No olvidemos que en el Parador Nacional de Gredos fue donde los constitucionalistas redactaron el borrador de la Constitución Española actual y es en este contexto donde se debe actualizar y reutilizar un Parador, ya amortizado en su inversión, que es exponente y referente de una marca de calidad.

 

Los Paradores de esta Provincia pueden estar abocados a un futuro incierto por una nefasta gestión global de la marca Paradores que en los últimos años, a través de un plan de expansión desorbitado, olvidó sus orígenes y objetivo primordial (llegar donde no llegaba la iniciativa privada localizándolos en edificios emblemáticos) para sobredimensionar una red con la construcción de establecimientos de nueva planta alejados de los principios básicos en que se fundó la marca Paradores.

 

El objetivo de la sociedad anónima creado en los años noventa para la gestión de estos establecimientos ha demostrado ser un error y un modelo incompatible con la esencia, el prestigio y la enseña originaria, ya que el nombre Parador se vulgarizó en la marca de una cadena hotelera que, amparada por lo público, competía con el sector privado con el  único objetivo de la rentabilidad y no buscaba la excelencia de lo singular, sino sólo beneficios que se destinaban al mantenimiento y explotación de una Red en la que los Paradores de Ávila no generaban individual y directamente los déficits.

 

Si quienes tiene la competencia y responsabilidad sobre el mantenimiento de los dos establecimientos de Paradores en Ávila sólo han podido pensar en su restructuración con el cierre, esta decisión demuestra el escaso interés, cuando no desconocimiento, de la Historia de España a través de los Paradores y, en concreto, los dos de Ávila donde se han hospedado y comido, políticos, artistas, escritores, empresarios y un innumerable número de clientes que acuden en busca de esas raíces e Historia de la que hacen gala el Parador Raimundo de Borgoña y el Parador de Gredos.

 

Sector Ferroviario

 

Por otra parte, el Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila quiere mostrar su rechazo al anunciado Plan de Reestructuración que el  Gobierno estudia para el sector ferroviario en el que se asume una reorganización que dejará excluida a la provincia de Ávila y, en gran medida, a la capital abulense con la capital de España y el resto de capitales de la Región.

 

A pesar de las intenciones expresadas de que el Estado ha de prestar un servicio al ciudadano, lo cierto es que se arrincona a Ávila y se la relega a no radicar en su territorio las mismas oportunidades de infraestructuras férreas tanto de cercanías, como de media distancia como del denominado tren del siglo XXI, es decir, el AVE.

 

Hay que recordar que Ávila es la única capital de España para la que no se contempla a medio plazo ningún proyecto de servicio de alta velocidad ferroviaria, en contra de lo manifestado recientemente por la Ministra de Fomento, a quien habría que recordarle que nuestra capital y provincia ya no pueden vivir más de buenas intenciones sino de fechas concretas y partidas presupuestarias.

 

El Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila afirma que en el contexto actual, las comunicaciones férreas son vitales para las relaciones comerciales y el tránsito de personas, y no es asumible en ningún modo que una capital de provincia como la abulense sea nuevamente marginada en un servicio público esencial como el ferroviario, rebajándolo a niveles mínimos y sustituyéndolo por servicios de peaje por carretera en infraestructuras amortizadas hace ya muchos años. Más bien al contrario, el Ministerio de Fomento debería dotar a Ávila de un proyecto de implementación ferroviaria.

 

Fue la propia ministra de Fomento quien hace dos años consideraba en esta misma Cámara de Comercio que los peajes representaban un gravamen que lastraban las oportunidades de negocio, sociales y culturales allí donde se establecían, como es el caso de Ávila. En este sentido, hay que recordar que Ávila es la única capital y provincia del anillo circundante a Madrid, principal centro de relaciones comerciales, que no cuenta con una autovía y presumiblemente tampoco contará con un servicio público ferroviario rápido y seguro (que lo fue desde principios del siglo XIX), de modo que en caso de eliminación o restricción del tráfico ferroviario tendría lugar un inasumible encarecimiento no sólo para los abulenses sino para todos los que deseen establecer sus negocios en esta provincia o disfrutar de nuestra oferta turística o gastronómica.

 

Para finalizar, el Pleno de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila reclama que se subsanen los agravios que sufre históricamente esta provincia y en las próximas semanas los empresarios y la sociedad abulense en su conjunto no tenga que sorprenderse una vez más con anuncios desalentadores para la buena marcha de la economía local y provincial.