PAR-TI-DA-ZO: Conquero se mete en la final por la puerta grande y con un duelo para el recuerdo

Foto: T.G.
Ver album

Grandísimo partido el que disputaron Girona y Conquero que se resolvió en la prórroga. Pudo ser cualquiera de los dos porque los dos lo merecieron y fue en el último lance cuando Conquero alcanzó el objetivo y se coló en una final para la historia. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

GIRONA CITYLIFT (20+16+13+13+7): Brittany Chambers (12), Noemí Jordana (12), Vita Kuktiene (4), Ifunana Ibeke (16), Vanessa Gidden (8) -cinco inicial-, Jael Freixanet (10), Anna Carbó (4)

 

CONQUERO HUELVA WAGEN (21+18+8+15+8): María Asurmendi (13), Maria Pina (14), Lucila Pascua (3), Aja Parham (6), Adaora Elenou (15) -cinco inicial-, Iciar German (4), Chelsea Davis (14). 

 

ÁRBITROS: Uruñuela Uruñuela y Mendoza Holgado. 

 

INCIDENCIAS: Segunda semifinal de la Copa de la Reina disputada en el pabellón Jorge Garbajosa de Torrejón de Ardoz. 

Cualquiera que se hubiera estudiado el precedente del enfrentamiento entre Girona Citylift y Conquero podía aventurar que se iba a tratar de un encuentro disputado a cara de perro. Los dos equipos se sentían antes de arrancar con posibilidades de agrandar su propia historia con el pase a la final y ambos parecían tener claro que era fundamental aguantar los primeros envites del rival. Sentirse dentro del partido siempre.

 

Por eso se vio un primer cuarto igualadísimo, con pequeñísimas rentas para uno y otro. Conquero conseguía 'atar' al interior de Girona -la primera alarma fueron las dos faltas de Ibekwe-, y eran Chambers y Freixanet las que tiraban del carro. Enfrente María PIna era la que llevaba la batuta ofensiva, aunque con más reparto de responsabilidades. La igualdad se reflejaba en el marcador al término del cuarto, 20-21.

 

El que intentó dar el primer tirón fue Girona que se fue 6 arriba nada más iniciar el cuarto, pero respondió bien su rival que con un triple de Asurmendi recobraba el mando, 28-29, ante el jolgorio de una afición onubense desplazada en importante número a Torrejón. 

 

Las alternativas eran constantes, la intensidad notable, la lucha bajo los aros tremenda y al descanso era Conquero el que conseguía irse con una mínima renta, 36-39.

 

El rebote comenzaba a convertirse en un arma con el que jugaba a favor Conquero -favorecido por la ausencia tantos minutos de la nigeriana de Girona-, pero también era capaz de meterle un punto más a su presión defensiva en el inicio del segundo tiempo, sobre todo sobre una Jordana a la que hacia jugar al límite. 

 

Siete arriba se situaba la escuadra andaluza, 40-47, a cuatro minutos para finalizar el tercer cuarto. Con dos equipos defendiendo al límite y tremendamente metidos en el duelo el desgaste físico podía ser la clave definitoria. Parar el partido con un tiempo muerto parecía más un intento de los técnicos por dar un respiro a sus jugadores que la necesidad de corregir cosas. 

 

Girona forzó dos errores al ataque de su rival y comenzó a buscar a Ibekwe que fue la encargada de cerrar un parcial de 7-0 y restablecer la igualdad. 

 

No merecía otra cosa el partido y, por ende, los equipos, que todo quedara para la resolución en el último cuarto. Ahora las sensaciones quizás eran más favorables a Girona pero para ambos equipos el duelo era una finalísima y como tal, impredecible. 

 

Con cada punto ahora se sudaba casi sangre y durante muchos minutos uno y otro vivieron de su defensa para mantenerse a flote. Conquero se situaba por delante y con un triple de Pina conseguía cinco puntos de renta que valían oro, 53-58, a 2'40" pero respondía Ibekwe con un 2+1 y Carbó robaba providencial un balón bajo la canasta para situar otro empate a 1''44" para el final. 

 

El pase a una final en 60 segundos e incluso en menos porque a 18" el 60-60 lo decía todo. Entonces apareció Jordana para no fallar desde el tiro libre y para dejar la piedra en el tejado de su rival que respondió a la altura del partido que estaba haciendo, con una enorme jugada que resolvió Parham.

 

Aun hubo tiempo de que Chambers intentara dar la victoria a Girona con dos lanzamientos en los tres últimos segundos pero no acertó y el premio para todos fueron cinco minutos más.

 

Cinco minutos en los que apareció la mano de seda de Noemí Jordana para con dos triples consecutivos darle a Girona una ventaja de siete puntos que parecía insalvable pero en un partido así nada es imposible y Conquero fue capaz de reponerse con un 2+1 de Asurmendi y otro triple de Pina. Otra vez un minuto y otra vez empate. Asurmendi anotó un tiro libre y taponó un lanzamiento de Carbó a cinco segundos. Una acción para la historia, una acción que vale una final de la Copa de la Reina. 

 

 

 

 

Noticias relacionadas