Palacios, castillos y fincas, así es el legado salmantino de la Duquesa de Alba

Palacios, castillos y fincas integran el patrimonio que la Duquesa de Alba poseía en Salamanca y que en 2011, cuando se formalizó su herencia quedaron, en su gran mayoría en poder de la Fundación Casa de Alba, con sus hijos Luis y Alfonso como patronos. 

Para buscar las raices de la vinculación entre la Casa de Alba y Salamanca hay que remontarse muchos siglos atrás y, por supuesto, viajar hasta Alba de Tormes, donde tiene su origen el actual ducado.

 

Desde los tiempos del gran Duque de Alba, Salamanca es una de las provincias en las que la casa ha gozado de mayores posesiones a lo largo de los siglos. Castillos, Palacios y fincas forman parte del patrimonio de los Alba en Salamanca, durante muchos años propiedad de Cayetana de Alba, que en 2011 decidió ceder en vida a sus hijos buena parte de sus posesiones. Dentro de las que poseee la Casa de Alba en Salamanca destaca como gran 'joya de la corona' el Palacio de Monterrey.

 

El edificio, uno de los más significativos del plateresco, fue mandado construir por el tercer conde de Monterrey, Alonso de Acevedo y Zuñiga, basándose en los planos de Rodrigo Gil de Hontañón. Se trata de uno de los máximos exponentes del estilo artístico plateresco. El edificio fue tan admirado e imitado en el siglo XIX que dio lugar al estilo Monterrey o neoplateresco. Fue declarado monumento Histórico Nacional el 6 de mayo de 1929. Alberga valiosas obras de arte, como cuadros de José Ribera, de Salvatore Rosa y alguno atribuido a Annibale Carracci.

 

Tal y como se decidió en el reparto de la herencia, el Palacio de Monterrey pertenece a la Fundación Casa de Alba, y por lo tanto su gesetión y disfrute pasa a ser del nuevo Duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart

 

La creación de esta Fundación fue algo que persiguió siempre la Duquesa para salvaguardar el patrimonio de posibles herederos 'manirrotos'. Si bien con la Fundación los Alba se ahorran impuestos, de esta forma también se garantiza que el patrimonio no se puede vender, salvo autorización del Ministerio de Cultura. De esta forma queda protegido tanto por la Ley de Patrimonio Histórico como por la Ley de Fundaciones. 

 

Palacio de Monterrey, uno de los tres grandes palacios del Ducado

 

También a la Fundación pertenecen el castillo y la Torre del Homenaje de Alba de Tormes, cuya cesión posee el Ayuntamiento desde 1991 para su explotación y uso turístico. El primer marido de la Duquesa, Luis Martínez de Irujo, en una visita a la villa allá por 1960 decubrió las famosas pinturas que adornan la Torre. Especialistas del Museo del Prado recuperaron los frescos renacentistas de Passin, que retratan la batalla de Mülhberg, que fueron cubiertos con cal probablemente para evitar el saqueo de los franceses.

 

El Ducado de Alba posee otro castillo en la provincia salmantina, concretamente en  una de sus fincas, 'El Tejado', en Calzada de Don Diego. Se trata de una edificación que fue rehabilitada y acondicionada. Cayetana de Alba en su herencia donó la finca y el castillo a otro de sus hijos, Alfonso Martínez de Irujo, duque de Aliaga, que junto a su hermano Carlos es el otro patrono de la Fundación.   

 

El Tejado, una de las fincas de la Casa, en la que también se encuentra un castillo rehabilitado

 

'El Tejado', como hemos dicho, es una de las siete dehesas en seis localidades distintas que conserva la Casa Ducal en la provincia, con una superficie de unas 10.000 hectáreas donde se explota en régimen extensivo ganado vacuno y ovino. Se trata de las fincas Aldeanueva, Carnero, Castillejo, Gallegos de Crespes, Gómez Velasco, Monasterio y El Tejado.

 

Ganado vacuno y ovino ocupan las fincas del Ducado de Alba en Salamanca

 

Son fincas que entraron a formar parte del patrimonio de la Casa en el siglo XVII y procedían del Conde de Miranda. Las de la zona albense son adquiridas en la época del Gran Duque de Alba, siglo XVI.

 

Noticias relacionadas