Pádel, deporte de moda

EN CRECIMIENTO. El Consejo Superior de Deporte cifra en más de un millón los practicantes de un deporte que cotiza al alza. USTED TAMBIÉN PUEDE. Seria alternativa como actividad de ocio
D. G.

Quien lo prueba, repite. Dicen que poco a poco puede llegar incluso a crear adicción. Que su poder de atracción es tal que se prevé que el número de licencias se dispare hasta multiplicarse por cinco en la próxima década, con el consiguiente aumento del número de instalaciones. El Consejo Superior de Deportes cifra en algo más de un millón los practicantes habituales. El pádel está de moda como actividad de ocio y deporte. Su expansión ha llegado también a Salamanca, que en los últimos años ha visto cómo han salido adelante tres instalaciones, las de Gudino, las del El Viñal y las de Garrido, y que ve cómo en los proyectos de futuras instalaciones deportivas como la remodelación de Salas Bajas o La Aldehuela también se contempla la construcción de nuevas pistas.

El incremento de la oferta en cuanto a instalaciones ha originado que el pádel haya dejado de ser, hace ya tiempo, un deporte elitista. El perfil de usuario es muy variado y no está en absoluto relacionado con el poder adquisitivo. De hecho, alquilar una pista de pádel tiene un precio similar al de una cancha de fútbol sala en cualquier polideportivo de la ciudad, es decir, en torno a los diez euros.
¿Usted puede jugar? No lo dude. Puede. El nivel físico exigido no es demasiado elevado, sí el nivel de concentración, y las reglas son sencillas. El pádel presenta unas normas de puntuación similares a las del tenis, pero se diferencia de éste en la pista, la pelota y la pala, que deben ser especiales. Las pelotas tiene precios similares a las de tenis y las palas más accesibles no superan los 30 euros.