Pacto de silencio en el 'caso Powell'

El nombre de Nicole Powell no se volverá a pronunciar para responder así a la petición formulada por los agentes de la jugadora.

Resuelta la marcha de Nicole Powell y con Currie y Ferrari a las órdenes de Lapeña Perfumerías Avenida pasa página en la pista y también en los despachos. Y es que, al menos por el momento, el nombre de Nicole Powell no se volverá a pronunciar para responder así a la petición formulada por los agentes de la jugadora.

 

Tras recoger la alero su carta de despido en la mañana del jueves, los representantes de Powell se pusieron en contacto con el club mostrando su interés por poder alcanzar una salida pactada a la situación -algo que no deja de ser curioso cuando durante estas últimas semanas ha sido imposible una negociación-, aunque esa disposición a sentarse a hablar pasa porque desde Perfumerías Avenida no se diga una palabra más de la jugadora.

 

Un pacto de silencio que ellos seguramente solicitan para no perjudicar más su imagen -la rotundidad y la claridad con la que Avenida ha explicado su despido hablando de alcohol y salidas nocturnas no ha pasado desapercibida-, y que también le viene bien al club para intentar una acuerdo que evite los tribunales. De llegar a ese punto lo más probable es que Powell y sus agentes acabaran acudiendo al BAT (Tribunal de Arbitraje de la FIBA) y en esa instancia los precedentes dicen que sale ganando más la jugadora que el club.

 

Así que ahora y hasta el próximo capítulo, silencio.