Pablo Iglesias da el 'cambiazo' en Salamanca y desestima el candidato pactado por Podemos e IU

Alberto Garzón y Pablo Iglesias

Pablo Iglesias impone a última hora un número uno, Jorge Lago, diferente al que las estructuras locales de Podemos e IU habían acordado, Miguel Ángel Llamas. El cambio se produjo pocas horas antes de la fecha límite de este lunes.

El anuncio de las candidaturas de Unidos Podemos este lunes tiene, al menos en Salamanca, un importante transfondo. Y es que el elegido para encabezar la lista al Congreso no sólo no tiene nada que ver con la provincia, ya que ni vive ni tiene ninguna relación con la realidad local y provincial, sino que tampoco es el que las estructuras locales de Podemos e Izquierda Unida querían.

 

El motivo es que el nombre respaldado por todas las facciones de la coalición era otro, y no tenía nada que ver con el elegido. Tras la aproximanción fallida al líder vecional Chema Collados, desde Podemos Salamanca se había elegido a Miguel Ángel Llamas, un joven abogado con vínculos a movimientos sociales. Según ha podido saber TRIBUNA por varias fuentes, este era el nombre del candidato vinculado con Salamanca que había prometido Pablo Fernández y que contaba con el apoyo de las estructuras locales.

 

 

A ÚLTIMA HORA

 

Sin embargo, el partido ha decidido en Madrid darle el puesto de salida a uno de los candidatos del aparato, que cuenta con la legitimación de las anteriores primarias y que es el que finalmente irá en las papeletas. Sin embargo, la sorpresa ha sido mayúscula empezando por la propia estructura local, que se ha enterado por la prensa de la decisión cuando ya era un hecho.

 

Todo estaba previsto hasta el domingo por la noche, cuando las tornas han girado hacia Jorge Lago, miembro del consejo ciudadanos, próximo a Pablo Iglesias y designado a dedo por el aparato en un procedimiento similar a los de la 'vieja política'. El líder de Podemos ha reservado unos cuantos sitios para los miembros de su ejecutiva y los ha ido repartiendo por las listas de toda España sin consulta ni primarias, una vez se había resuelto imponerlos a Izquierda Unida.

 

 

BRECHA INTERNA NADA MÁS EMPEZAR

 

Pero es que, además, la candidatura de Llamas había sido aceptada por la otra parte de la coalición, Izquierda Unida, que entendían que tener una persona de casa era positivo y que pasaban ya por alto la ausencia de primarias y cualquier democracia interna; hay que recordar que Podemos había decidido imponer sus nombres en las listas y dejar sólo los segundos puestos a IU. De hecho, la histórica formación ya se preparaban incluso para apoyar su candidatura.

 

La imposición de un 'cunero', Jorge Lago, amenaza desde ya con abrirle una brecha al proyecto de Unidos Podemos en Salamanca.  Deja en una situación difícil tanto a la gestora local, que se ha hecho cargo del partido hace poco tras la traumática y ruidosa salida de la anterior ejecutiva; como al secretario regional, que empeñó su palabra para prometer un candidato de Salamanca tras haber probado hace unos meses con otra 'paracaidista', María José Jiménez.

Noticias relacionadas