Otro golpe a la pornografía infantil con implicación de salmantinos

‘Operación Mercadillo’. Agentes de la Guardia Civil han detenido a 25 personas y han imputado a otras 21, acusadas de difundir archivos de contenido pedófilo a través de programas P2P de la red ARES
E.G.

La Guardia Civil ha vuelto a dar un nuevo golpe contra la distribución de pornografía infantil. En concreto, un total de 25 personas han sido detenidas e imputadas otras 21, por difundir presuntamente archivos de contenido pedófilo a través de programas P2P de la red ARES. Además, entre los diversos registros efectuados en diversas provincias españolas, se encuentra Salamanca.

Durante la intervención, los agentes han efectuado un total de 49 registros domiciliarios en los que se han intervenido numerosos dispositivos informáticos con contenido pedófilo, tales como discos duros de ordenadores, tarjetas de memoria, CD y DVD.

Las investigaciones se iniciaron hace un año y se centraron en la búsqueda de ficheros de pornografía, vídeos y fotografías, archivos descargados a través de programas P2P de la red ARES, existentes en diferentes servidores. Para llevar a cabo dicha búsqueda, los agentes se han valido de la nueva versión del buscador denominado Nautilus, desarrollado por el Grupo de Delitos Telemáticos de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil, cuyo objetivo es la detección del intercambio de material pedófilo a través de la red P2P ARES.

Esta red, al igual que otras de las denominadas P2P permite poner en contacto a un número prácticamente ilimitado de usuarios que deciden compartir ficheros, en este caso, de pornografía infantil (fotografías y vídeos). El usuario de la red ofrece sus contenidos y obtiene contraprestaciones del mismo tipo.

El análisis de los resultados obtenidos permitió localizar a diversos usuarios que compartían ficheros de contenido pedófilo y que eran distribuidos de forma masiva con nombres diferentes, indicando algunos de ellos su carácter pedófilo.

La identificación fue posible gracias al mencionado buscador, cuyo funcionamiento es similar al ya conocido Híspalis, desarrollado igualmente por el Grupo de Delitos Telemáticos. En el transcurso de la investigación, los agentes detectaron en 24 provincias de todo el territorio nacional 49 equipos informáticos desde los que se difundía pornografía infantil, por lo que la Autoridad Judicial acordó la práctica coordinada de los registros domiciliarios en los lugares donde se encontraban ubicados dichos equipos.

Así, los registros fueron practicados en Almería, Asturias, Ávila, Barcelona, Cádiz, Cantabria, Ciudad Real, Granada, Guipúzcoa, Jaén, Las Palmas, Lugo, Madrid, Málaga, Murcia, Navarra, Salamanca, Sevilla, Soria, Tarragona, Tenerife, Toledo, Valencia y Vizcaya.

Los detenidos compartían hasta 10 archivos de vídeo de carácter pedófilo. Cabe destacar que pese a la búsqueda de usuarios que compartían los ficheros, en numerosos registros se han localizado los ficheros detectados que aún estaban siendo compartidos, lo que evidencia el carácter pedófilo de sus poseedores y la actitud contumaz de los mismos.