Otra final en El Belmonte

SÁBADO, 18.00 HORAS. Tras confirmarse la jornada, la UDS se la juega en un campo no tan fetiche. EL ‘ALBA’ EN CASA. Los locales no ganan desde el 2 de enero y suman sólo tres victorias
TERESA SÁNCHEZ
El sábado a las seis de la tarde en el Carlos Belmonte hay una final. Se puede intentar evitar el adjetivo pero el encuentro entre el Albacete y la Unión Deportiva Salamanca, a nadie se le escapa, tiene tintes de definitivo. Los dos están en puestos de descenso, los dos arrastran una dinámica negativa y los dos apuntan a los tres puntos en juego como una tabla de salvación, aunque sea provisional. La historia, a veces caprichosa, lleva a la UDS a jugarse otro encuentro vital en el Carlos Belmonte como ya sucediera en la 94-95 o, incluso, la temporada pasada.

El objetivo es llevarse una alegría, si no comparable a la del ascenso, sí que contraste con la sensación de desastre con la que el Salamanca vivió su última visita al campo del Albacete. Fue el año pasado, cuando el equipo charro llegaba al campo manchego en situación, como esta campaña, de alarma roja y el triunfo local, 2-1, hizo pensar que el descenso era un hecho, aunque se evitara después en la última jornada.

Y es que aunque el primer recuerdo que le viene a la cabeza a un unionista del Carlos Belmonte sea aquel 0-5 del ascenso, lo cierto es que el campo manchego ha sido históricamente un hueso duro de roer para los charros. Sólo dos victorias en 14 visitas –sin contar aquel play off–, y un último triunfo que se remonta a la temporada 2001-2002, cuando se venció 0-1.

Entre los aspectos positivos a los que se puede agarrar el Salamanca frente a este encuentro está el que su rival atraviesa una situación incluso más delicada y que en su feudo esta temporada sólo ha conseguido vencer a tres rivales: Granada, Betis –ambos en las primeras jornadas–, y Córdoba. Este último triunfo se remonta al 2 de enero. Coger aire y ponerles la primera puntilla, clave para la UDS.