Oscar al mejor guión para el año 2013 de Perfumerías Avenida

Sobre la pista, de la mano del equipo ‘azulón’, ha habido cabida para el drama, la tensión, los nervios, la pasión y los momentos épicos. Instantes de película para un 2013 que se merecen el Oscar al mejor guión.

Se dice que detrás de cualquier película brillante debe haber siempre un buen guión y un guión aceptable suele tener ingredientes tales como posibilidad de conflicto, un protagonista, un antagonista, personajes buenos y malos pero con un carácter que no pase desapercibido, acción, drama… Y de eso, de todo un poco, ha tenido el guión que ha escrito Perfumerías Avenida durante el año 2013.

 

Sobre la pista, de la mano del equipo ‘azulón’, ha habido cabida para el drama, la tensión, los nervios, la pasión y los momentos épicos. Instantes de película para un 2013 que se merecen el Oscar al mejor guión.

 

Tras los tres primeros meses de competición, el comienzo de año significó para Perfumerías Avenida un ‘volver a empezar’. Con el estreno de 2013 llegaban caras nuevas al banquillo del equipo perfumero. Víctor Lapeña se puso al frente para intentar enderezar un rumbo y, sobre todo una dinámica interna, que no parecían lo más propicios para alcanzar los retos marcados. Las victorias Mondeville y, sobre todo, la consecución de ‘lo imposible’ ante Ekaterimburg devolvieron la sonrisa al vestuario salmantino al que también se incorporaba por aquel entonces la norteamericana Monique Currie, como recambio de  una Nicole Powell hacia tiempo en ‘evasión’.

 

Aquella sonrisa por los triunfos en Europa quedó empeñada porque en aquel enfrentamiento ante el  campeonísimo ruso, se produjo ‘la caída de un gigante’ para la afición salmantina. Se lesionaba de gravedad la capitana del equipo, Isabel Sánchez, que no podría volver a vestir la camiseta azul sobre la pista.

 

 

La primera meta, alcanzar los 1/16 de final de la Euroliga, se logró aunque allí el rival en suerte, Good Angels Kosice, resultó un auténtico ‘depredador’ que se comió a su contrincante sin piedad y se llevó la eliminatoria con merecimiento después de vencer en los dos encuentros (82-68 y 64-74) que daban el pase a la Final Eight.

 

Avenida, acostumbrado desde hace tiempo a ser ‘el club de la lucha’ tenía por delante otros retos y tocaba que centrarse en las competiciones domésticas. Llegaba el turno para la Copa de la Reina que se afrontaba con optimismo y con Rivas Ecópolis como principal rival. En el enfrentamiento más reciente en Liga, Perfumerías había conseguido imponerse con claridad y además la edición copera tenía a Zamora como sede lo que casi aseguraba ‘la gran evasión’ de aficionados salmantinos hacia tierras zamoranas para conseguir que las gradas del Ángel Nieto se tiñeran de azul tanto en la semifinal –disputada ante el equipo local, 83-57, como en la final-.

 

Pero el guión dio un giro inesperado. Perfumerías Avenida sufrió el ‘vértigo’ que provocan las finales y Rivas, con una ‘gigante’ Aneika Henry, jugó mejor aquella final de principio a fin y acabó llevándose su segundo título copero por un claro, 83-62.

 

 

Por delante quedaba el campeonato de Liga y en el seno de Perfumerías Avenida solo se daba por bueno conseguir la victoria final.  Lo que nadie sospechaba es cómo se llegaría a conquistar.

 

La semifinal ante el Spar Uni Girona se mantuvo fiel a lo esperado, al menos en la resolución puesto que Avenida tuvo que sufrir y sudar durante el desarrollo. Era el momento de ‘ser o no ser’ y el enfrentamiento se sacó adelante con oficio en dos encuentros, 60-57 y 75-76. Así quedaba servido el gran combate ante Rivas Ecópolis. La final esperada por todos, la oportunidad de revancha en el nuevo ‘clásico’ de la Liga Femenina.  

 

Cualquier buen aficionado agradece el suspense en un gran duelo deportivo y lo que sucedió entre el equipo salmantino y el madrileño rebasó los límites de la incertidumbre, casi como si la mano de Alfred Hitchcock hubiera escrito lo que habría de suceder.

 

Rivas tenía a su favor el factor cancha pero en el Cerro del Telégrafo apareció la mejor versión  del año de Avenida para dar la vuelta a la situación y con un triunfo, 53-69, conseguir encontrar los ‘senderos de gloria’ que trasladaban la llave de la Liga a Würzburg.

 

Y en el pabellón salmantino se escribió una de esas páginas que permanecen imborrables en la memoria colectiva. Rivas se marchó al descanso con una ventaja de catorce puntos, 24-38, que hacía temer lo peor y recordaba a lo sucedido en la Copa pero en la segunda mitad equipo y afición trasmutaron en una especie de ejército de ‘300’, se conjuraron y comenzó la remontada.  

 

Toda una Liga quedó por resolver en el último minuto con Rivas uno arriba. Avenida tuvo la última bola para ganar hasta en tres ocasiones en una misma jugada pero ni Marta Fernández, ni Sulciute ni Le’coe pudieron anotar y solo una falta sobre la pívot norteamericana daba a Avenida la opción de conseguir su tercera liga con el reloj ya a cero. Le'Coe había regresado a Salamanca buscando el título y supo esperar 'hasta que llegó su hora'. El primero entró, el segundo... también... delirio... 'La vida es bella'. 

 

 

Acabó la temporada y la afición esperó pacientemente a que acabaran 'the holidays' porque el año 2013 aun debía traer nuevas sensaciones con el inicio de otra campaña. Con el mismo director -Lapeña repite como entrenador-, y un reparto en el que siguen algunas figuras y se incorporan nuevas actrices, lo que no varía es el 'sueño eterno' de seguir levantando títulos, celebrando éxitos.

 

La 'rentré' no pudo ser más potente con la disputa de la Supercopa. Condenados a vivir 'entre copas' y convertir sus enfrentamientos en su eterno 'duelo al sol', Perfumerías Avenida y Rivas Ecópolis medían de nuevo sus fuerzas y otra vez hubo que esperar al último minuto para resolver el misterio. Avenida levantó el trofeo tras el 62-57, a favor.

 

 

En los prolegómenos de aquel encuentro una camiseta se elevó al cielo. Avenida homenajeaba así a la 'gladiadora' Isabel Sánchez que daba así el relevo a un rejuvenecido equipo con capacidad para aprender poco a poco a escribir nuevas y buenas líneas.

 

Historias que al cierre de este 2013 aun están incompletas, un relato que se encuentra en plena proyección y que ha tenido ya sus momentos para el drama, el suspense, la emoción... Lo mejor es que la acción continuará así que no es descabellado pensar que por delante espera un 2014 de película.