Once narcotraficantes se enfrentan hoy a una pena de 98 años de prisión

Operación Masadá. La Guardia Civil se incautó de 1.370 gramos de cocaína, además de cuatro vehículos, diversas joyas y 2.000 euros en metálico
E. G.

Once narcotraficates se enfrentan hoy, en la Audiencia provincial a una pena conjunta de 98 años de cárcel por un delito de tráfico de drogas. En la operación denominada Masadá, se incautaron 1.370 gramos de cocaína, además de vehículos, joyas y 2.000 euros en metálico.

La organizacón, que fue desmantelada el 13 de julio de 2007 y cuya base de operaciones se sitúa en Madrid, estaba estructurada en varios niveles y tenía como objetivo introducir grandes cantidades de sustancias estupefacientes de gran pureza, concretamente cocaína y hachís, en España para posteriormente distribuirla a distintas provincias del territorio nacional, utilizando como enlace Salamanca.

En la operación Masadá, la Guardia Civil se incautó de 1.370 gramos de cocaína, cuyo valor en el mercado ilícito alcanza los 100.000 euros, además de cuatro vehículos, distintos efectos para la adulteración de la droga, joyas y 2.000 euros.

Según el relato del Ministerio Público, las investigaciones comenzaron cuando la Benemérita sospechó que los imputados podían dedicarse al tráfico de drogas debido al importante patrimonio que poseían, con numerosos inmuebles y vehículos de alta gama, pese a desconocerse la fuente de ingresos.

El imputado E. G. C., más conocido como El Popi, era “la cabeza visible” de la banda de narcotraficantes y su función consistía presuntamente en estructurar el sistema de menudeo.

En 13 de julio de 2007, a través de las escuchas telefónicas, los agentes averiguaron que los imputados contactaron con un grupo de colombianos, que presuntamente iban a trasladarse a Salamanca con un alijo de sustancias. Para la detención, efectivos de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil montó un dispositivo en tres escenarios diferentes. Por un lado, en La Aldehuela, donde se detuvo a cuatro de los colombianos, uno de ellos, residente en el paseo de Canalejas. Más tarde, en el garaje de un centro comercial de Santa Marta de Tormes, donde dos detenidos viajaban en un vehículo lanzadera.

La operación culminó en un domicilio de la calle Comuneros, donde los agentes se incautaron de sustancias y efectivo. Por estos hechos, el Ministerio Público solicita una pena de diez años de cárcel para E. G. C., El Popi; A. D. M., Murphy ; J. M. G. Z. alias Pin y A. Ch. C., Charro. Para dos colombianos con iniciales M. M. y L. G. M. Q. La Fiscalía pide la misma pena. Otros tres compatriotas, N. J. H. G., M. A. G. G. y F. A. P. C. se enfrentan a nueve años y medio privados de libertad. Para J. M. S. G., hostelero de Salamanca, la acusación pública pide seis años y para M. G. A., cuatro. Además de las penas de prisión, el Ministerio Público solicita 1.239.800 euros de multa. El juicio comienza a las 9.00 horas.