Omeyer deja a España sin final

Los 'Hispanos' no pueden con Francia y jugarán por el bronce frente a Polonia. 

La selección española de balonmano ha caído derrotada este viernes ante Francia (22-26) en las semifinales del Mundial de Catar, después de un encuentro en el que España fue a remolque desde los primeros compases y cuyo resultado le impide revalidar el título de campeón tras el recital de paradas del veterano Thierry Omeyer.

 

Tras esta derrota, los 'Hispanos' deberán pelear frente a Polonia el próximo domingo (14.30 horas) por el tercer puesto. Los pupilos de Manolo Cadenas cerrarán un campeonato agridulce donde solo han sucumbido en una ocasión, aunque precisamente contra un combinado francés que ya doblegó a España en 'semis' del Europeo 2014, en cuartos de las Olimpiadas de Londres 2012 y en la final del Europeo 2006.

 

Los primeros compases del duelo entre españoles y franceses comenzaron como un verdadero 'correcalles', con la defensa de Francia prestando especial atención a la dupla rival formada por Joan Cañellas y Julen Aginagalde. El peligro 'hispano' por el centro se veía neutralizado por momentos, lo que obligó a modificar su estrategia para que el extremo izquierdo Valero Rivera Jr. se erigiese en la principal arma ofensiva.

 

A los 10 miuntos, un buen tanto a media distancia ejecutado por Nikola Karabatic fue encadenado por otro de Daniel Narcisse desde 9 metros, colocando la primera ventaja importante para cualquiera de los dos conjuntos (6-8). Cadenas se vio forzado a pedir un tiempo muerto que variase la dinámica del duelo, pero esa maniobra no surtió efecto y los galos estiraron la diferencia en el marcador hasta el 7-12.

 

Se desvanecía el ritmo frenético de la inauguración, y poco a poco Francia empezaba a encontrarse fluida en sus acciones ofensivas. España no exhibía pericia atrás y dejaba mover con relativa sencillez el balón a su rival. Y todo ello unido a la poca paciencia en las transiciones defensa-ataque de los 'Hispanos', quienes alcanzaron el descanso por debajo en el marcador (14-18) y acusando la nula aportación de Julen Aginagalde desde la zona del pivote.

 

OMEYER SUJETA LOS EMPUJONES DE LOS HISPANOS

 

Al regreso de los vestuarios, ambas selecciones se mostraron menos prolíficas; parecía que Francia elegía maniatar a su contrincante en lugar de apuntillarlo, lo que daba resultados en el inicio de la segunda mitad. Fue el extremo Cristian Ugalde quien estrenó el marcador a los cuatro minutos, cogiendo las riendas de su equipo y originando un parcial de 4-1 para pasar del 14-18 hasta el 18-19.

 

Cuando parecía que España recuperaba sus mejores sensaciones, sobre todo en defensa, el choque entró 'en barrena' con una serie de lances y desaguisados que rompieron la cadencia positiva de los 'Hispanos'. Un par de exclusiones, para Aginagalde y Morros, descentraron a los españoles; no pudieron culminar la remontada y hallaron en la portería rival a un inspirado Omeyer que firmó intervenciones claves en los instantes de mayor inquietud francesa.

 

Las posteriores arremetidas 'hispanas' volvieron a recortar diferencias en el Lusail Multipurpose Hall, para establecer el 20-21 (minuto 48:34) y el 21-22 (minuto 20:09); aunque España se desenvolvía muy a trompicones y eso lo terminó achacando en la recta final del encuentro.

 

Omeyer acabó por dilapidar las opciones españolas para acceder a la final. Los jugadores de Cadenas bajaron los brazos y manifestaron cierta impotencia para afrontar las últimas embestidas del ataque de los galos, quienes certificaron su triunfo definitivo por 22-26 pese a las paradas esporádicas del guardameta español Gonzalo Pérez de Vargas.