Olympiacos no desaprovecha la errática noche del FC Barcelona

Hezonja, del Barça, lucha por un balón ante Olympiacos

El conjunto griego, liderado por Printezis, mejora notablemente su versión y podrá decidir en su fortín de La Paz y la Amistad.

 

FICHA TÉCNICA


FC BARCELONA: Satoransky (8), Navarro (16), Thomas (1), Doellman (2) y Tomic (14) -cinco inicial-- Lampe (6), Pleiss (4), Hezonja (3), Abrines (-), Marcelinho (6), Jackson (3) y Nachbar (-).

OLYMPIACOS: Mantzaris (12), Spanoulis (16), Darden (-), Printezis (22) y Dunston (4) -cinco inicial-- Lojeski (9), Agravanis (-), Hunter (8), Lafayette (3), Papapetrou (-), Sloukas (2).

PARCIALES: 10-15, 15-20, 20-21 y 18-20.

ÁRBITROS: Lottermoser (ALE), Sahin (ITA) y Nuran (TUR). Sin eliminados.

PABELLÓN: Palau Blaugrana. 6.171 espectadores.

El Olympiacos griego le arrebató el 'factor cancha' al FC Barcelona al derrotarle este viernes con facilidad por 63-76 en el segundo partido de los 'play-offs' de los cuartos de final de la Euroliga, sacando partido a la combinación entre su mejor versión y la errática noche del conjunto azulgrana.

El equipo heleno, tras ser arrollado en el primer encuentro, respondió dos días después con el carácter de los campeones. Como suele suceder en este tipo de series con partidos tan seguidos, sobre todo tras una victoria cómoda de uno de los dos rivales, el perdedor casi siempre responde de mucha mejor manera. Y Olympiacos lo hizo con una subida de intensidad defensiva, apoyada por la mala noche en el lanzamiento del equipo azulgrana, bastante errático y que ni siquiera sacó partido a sus 14 rebotes ofensivos.

El conjunto griego demostró el por qué de sus dos titulos europeos consecutivos en 2012 y 2013. Apretó atrás, endureció más el juego, y encontró también una mejor versión de Vassilis Spanoulis, su estrella, que en esta ocasión sí 'compareció' en el Palau (16 puntos), aunque el protagonista fue Giorgios Printezis. El exjugador del Unicaja hizo 34 de valoración tras 22 puntos (8/9 en tiro de dos y 2/4 en triples) y lideró a los suyos, también muy acertados desde la línea triple (13/27). En el bando 'culé', sólo Juan Carlos Navarro (16) y Ante Tomic (14 y 14 rebotes) plantaron cara.

Olympiacos hizo mucho daño por dentro para tomar la iniciativa en el marcador, mientras que el Barça no atinaba con el aro y acumulaba más pérdidas de las deseadas. Poco a poco, los visitantes fueron abriendo brecha, pese a que su ataque tampoco era excesivamente fluido, pero en defensa logró dejar en 10 puntos en los primeros diez minutos a su rival.

El acierto rojiblanco llegó al inicio del segundo cuarto cuando dos triples consecutivos de Spanoulis y Lafayette impulsaron al equipo de El Pireo, que se convirtió en amenaza real (15-29, min.14) y mantuvo la delantera de la mano de un acertado Printezis, autor de 13 puntos, mientras que Juan Carlos Navarro, en un duelo dialéctico con los árbitros, salvaba desde el triple un daño mayor al descanso (25-35).

EL OLYMPIACOS SENTENCIA DESDE EL TRIPLE

Sin embargo, el paso por vestuarios le sentó bien a los azulgranas. El Barça salió más entonado y endosó un parcial en minuto y medio de 6-0 para apretar de nuevo el partido (31-35), aunque el Olympiacos no se achicó y dejó claro que iba a dejar tan fácilmente en nada todo su buen trabajo de los primeros 20 minutos.

Así, Printezis continuó entonado y Spanoulis anotó dos triples consecutivos que encontraron el apoyo de otros dos más de su equipo (Printezis y Lojeski) para mantener a raya a los de Xavi Pascual, mejorados respecto a los dos primeros cuartos, pero echando de menos a Ante Tomic, muy activo en el rebote y sufriendo sus canastas ante el físico de Hunter y Dunston, o Justin Doellman.

De este modo, el equipo griego entró por encima de la decena de puntos (45-56) para los diez minutos finales y continuó firme. Hunter y Mantzaris, con triples letales, se unieron a Printezis y la ventaja se tornó ya en preocupante para los locales (53-68, min.34). El Barça, en cambio, siguió sin acierto y tuvo que hincar la rodilla. Ahora, le toca al campeón español responder en el Pabellón de La Paz y la Amistad, donde el Olympiacos no pierde en Euroliga desde la campaña 2010-2011, todo un reto.