Olor a gasolina en Miróbriga

Aunque la concentración de este fin de semana sea el evento más visible, el club Los Clandestinos funciona durante todo el año, y tiene unos 50 miembros. Durante gran parte de los fines de semana del año organizan rutas moteras, y se desplazan hasta otras concentraciones de España y Portugal.
Mondrián / David Rodríguez

También hay oportunidad para la solidaridad, con donaciones de sangre masivas, y recogida de juguetes en la época navideña. El club está abierto a nuevos socios, pero eso sí, que tengan ganas de trabajar para potenciar la actividad motera en Ciudad Rodrigo. Y es que si la concentración tiene el éxito que tiene es gracias al esfuerzo de Los Clandestinos. Pese a ser un evento de sólo dos días y medio la preparación de la concentración arranca en el mes de marzo, para que todo esté a punto cuando llegue la cita. La importancia de la concentración se ve en el presupuesto que se maneja, de más de 40.000 euros, que llegan de las más de 200 empresas que colaboran, del apoyo de particulares, de una donación del Ayuntamiento (1.000 euros) y las inscripciones.

Por motivos de logística de las comidas, el número de inscripciones se limita a 500 personas. Todos ellos cenaron ayer y comerán hoy juntos en la carpa, para fomentar la unión. Los moteros que ya no pueden entrar en esa cifra comen en los diversos restaurantes de la ciudad, pero tienen los mismos derechos que el resto, ya que todos los eventos son de carácter gratuito (rutas guiadas, conciertos, la copa de supercross), cuando en otras concentraciones se paga cada actividad por separado. Así, montar en la máquina para hacer caballitos, llamada X-Byke, es gratuita, y para que los pequeños disfruten de los castillos hinchables instalados (novedad este año), sólo es necesario tomar una consumición en alguno de los diez bares ubicados en la carpa, más grande aún que la del año pasado.

Cada año, los organizadorestraen hasta Miróbriga un espectáculo motero que no se suela ver por estas tierras. Si en 2009 fueron saltos acrobáticos (la modalidad freestyle), para este año se organizó la primera copa de supercross de Castilla y León. La competición se desarrolló durante la tarde de ayer, pero los mirobrigenses disfrutaron casi todo el día, ya que los pilotos estuvieron entrenando desde primera hora de la mañana. Se disputaron dos categorías, una de 85 centímetros cúbicos y otra Open, para cilindradas superiores.

En la categoría de 85 cc ganó Jorge Blanco, de Astorga; seguido de los salmantinos Arón Hernández y Alejandro Fernández.En el Open ganó Jonathan Márquez, de Extremadura; seguido de Jesús Martín, de Castilla yLeón, y Jesús Feijó de Galicia. Una vez finalizadas las competiciones, los moteros disfrutaron en la tarde de ayer de la ruta barítima, un recorrido por los bares de Ciudad Rodrigo. Hoy, más animación desde primera hora.