¿Olimpiadas o poltrona?

El humor de Álvaro