Ocupan un inmueble de la plaza de la Universidad de Valladolid para utilizarlo como centro social autogestionado

Un grupo de personas ha ocupado un inmueble situado en la plaza de la Universidad de Valladolid, destinado inicialmente a la construcción de un hotel, para utilizarlo como centro social autogestionado.
VALLADOLID, 15 (EUROPA PRESS)

Un grupo de personas ha ocupado un inmueble situado en la plaza de la Universidad de Valladolid, destinado inicialmente a la construcción de un hotel, para utilizarlo como centro social autogestionado.

Según han informado fuentes de esta agrupación, esperan que este espacio, denominado Centro Social La Guardería, pueda contribuir a la construcción de "una alternativa política, económica y social, diferente al sistema actual, que mejore la calidad de vida de las personas".

Quieren reivindicar de esta manera la "liberación y utilización de espacios abandonados y secuestrados, producto de las políticas especulativas permitidas abiertamente por todos los gobiernos hasta la fecha y ejecutadas por los intereses económicos que los sustentan".

No obstante, los propietarios del inmueble cuentan desde hace casi un años con permiso de obras del Ayuntamiento para llevar a cabo una rehabilitación y destinarlo a acoger un hotel con garaje.

El colectivo ha asegurado que trabajará "activamente" en la rehabilitación de este inmueble "abandonado" para dedicarlo a un uso social, como un lugar común, "autogestionado, abierto y de encuentro con el fin de desarrollar actividades de carácter cultural e integrador".

En él se ofrecerán servicios que cubran necesidades sociales y actividades que supongan un incremento en la calidad de vida, ya que la agrupación considera que "el aprendizaje, la vida en sociedad, y la cobertura de las necesidades, más allá de las básicas, son requisitos imprescindibles para el buen desarrollo y la felicidad de las personas, sin caer en la hipocresía del sistema caritativo que oferta el estado y la administración pública".

En el comunicado han recordado que desde 2008 "la sangría social provocada por los desahucios" ha dejado a 500.000 familias sin vivienda y ha expulsado de sus hogares a unas 500 cada día, en datos nacionales.

Asimismo, se han referido a la "creciente aparición espontánea" de lugares autogestionados en todo el territorio español como "respuesta legítima y activa por parte de la ciudadanía y de gran utilidad comunitaria como herramienta para transmitir y reforzar valores en desuso como la solidaridad, la convivencia, la participación activa en sociedad y el encuentro entre las personas".