Ocho países de la UE denuncian el elevado gasto en pensiones de eurofuncionarios

Piden que los eurofuncionarios paguen mayores contribuciones de hasta el 50%, frente al 11,6% actual
Los ocho países contribuyentes netos al presupuesto de la UE -Reino Unido, Alemania, Francia, Holanda, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Austria- han remitido una propuesta conjunta a Bruselas en la que reclaman ajustes en las pensiones de los eurofuncionarios y avisan de que el gasto se disparará de 1.235 a 2.490 millones de euros al año de aquí a 2045 si no hay recortes.

Los países firmantes se quejan de que la propuesta de la Comisión sobre el marco financiero de la UE para el periodo 2014-2020 no contempla suficientes recortes en gasto de personal.

"La mayoría de los Estados miembros están respondiendo a las actuales circunstancias económicas con medidas de eficiencia u otras reformas que afectan a las condiciones de sus funcionarios nacionales. El personal de las instituciones de la UE debería compartir la carga", defienden.

"Los Estados miembros están muy preocupados por el aumento futuro previsto en el gasto en pensiones del personal de la UE desde 1.235 millones de euros en 2010 hasta 2.490 millones en 2045 a precios constantes", explican los contribuyentes netos.

Con el fin de contener este gasto, los ocho países piden que los eurofuncionarios paguen mayores contribuciones de hasta el 50% -frente al 11,6% actual- para financiar el sistema, entre otras propuestas.

La fuerte subida del gasto en pensiones se debe al aumento del número de eurofuncionarios con motivo de la ampliación a los países del centro y este de Europa que se produjo a partir de 2004. Las pensiones ascienden a alrededor del 60% del salario final de los trabajadores de las instituciones europeas.

La propuesta denuncia además, según el periódico, que la Comisión esta reclamando un aumento en el presupuesto dedicado a personal en el próximo marco presupuestario para el periodo 2014-2020, que pasaría así de 55.900 millones a 70.700 millones de euros.

Los contribuyentes netos piden más recortes en los salarios de los eurofuncionarios, que se supriman o reduzcan los trienios por antigüedad y que se ajuste la plantilla más allá del 5% previsto.

El Ejecutivo comunitario ha confirmado que ha recibido la carta, pero ha destacado que no existe unanimidad entre los Estados miembros sobre estas cuestiones. "Todas las contribuciones son importantes, las escuchamos y las analizamos", ha dicho el portavoz de Presupuesto, Patrizio Fiorilli.

"Pero la Comisión no puede reaccionar cada vez que hay dos, o tres, o seis, o siete u ocho Estados miembros que piden algo. Nosotros tratamos con instituciones y el Consejo todavía no ha logrado adoptar una posición sobre este tema", ha alegado el portavoz.