Ocasión de dictar sentencia

AVENIDA BUSCA EL 2-0 EN EL CERRO. Frente a un Rivas entre la espada y la pared pero que en su feudo ha sido un muro casi infranqueable. TODAS LISTAS. Pese a los sustos que dieron Willingham y Podrug
T. S. H.

Después del triunfo del pasado sábado en Würzburg, ahora toca medir fuerzas en campo contrario y se prevé un duelo tan duro o más como lo fue el primero de esta serie. El conjunto madrileño se lo juega al todo o nada pero lo hace con la garantía de saber que en su pista apenas ha perdido un encuentro en Liga –ante Ros Casares–, y también se mostró muy sólido en Euroliga –venció en cuatro de los siete encuentros que disputó–. Esa fortaleza como local del conjunto madrileño unida a la igualdad que ha presidido alguno de los encuentros entre ambas escuadras –ejemplo de ello es el del sábado–, es lo que hace viajar sobre alerta al Perfumerías Avenida.

El conjunto salmantino viaja con todas sus jugadoras disponibles pese a los sustos que dieron Willingham y Podrug. La norteamericana –la mejor del primer encuentro–, jugará con una protección por el esguince que se produjo en un dedo, mientras que la croata ha superado sin dificultad la torcedura que sufrió el pasado lunes. Serán dos piezas fundamentales, la primera desde el quinteto titular y la segunda desde el banquillo, que se antoja uno de los factores fundamentales del duelo. Los dos equipos se conocen a la perfección y los dos han demostrado tener las defensas más sólidas del campeonato. Pocos son los encuentros en que sus rivales alcancen los 70 puntos, cifra que puede ser la llave para que uno de los dos se lleve hoy el gato al agua.

Habrá que ver si, como hizo en Würzburg, Rivas es capaz de maniatar a Sancho Lyttle o si la defensa exterior de Avenida hace fallar como entonces a algunas de las tiradoras ripenses. Un duelo en cada puesto y también en los banquillos que bien vale una final.