Objetivo: proteger Siega Verde

Expertos en patrimonio trabajan en tecnología 3D para evitar riesgos de deterioro en el yacimiento de Siega Verde 

 

Expertos en conservación del patrimonio trabajan en programas de tecnología en tres dimensiones (3D) para evitar riesgos de deterioro en el yacimiento de Siega Verde (Salamanca), donde se encuentra “una gran concentración de grabados en un territorio acotado” próximo a la frontera con Portugal.

 

Así lo ha explicado la arqueóloga y miembro de la Dirección General de Patrimonio, Cristina Escudero, en compañía de la directora del Centro de Restauración de Castilla y León, Milagros Burón, y el jefe territorial del Servicio de Cultura, Adolfo Domínguez, en la jornada sobre conservación del patrimonio que se ha celebrado en la Hospedería Fonseca de Salamanca.

 

Esta actividad académica e investigadora en Salamanca se integra dentro de las propuestas organizadas con motivo del 25 aniversario del descubrimiento del yacimiento de Siega Verde.

 

 

Cristina Escudero, ha explicado que Siega Verde es “un caramelo” en el patrimonio arqueológico ya que se encuentra en “un estado de conservación bueno”. Y, como “todo es susceptible de mejora”, ha continuado la arqueóloga, se buscan nuevas tecnologías que permitan “automatizar y mejorar” los controles de riesgo.

 

Por ejemplo, la idea es “escanear” en “alta resolución y en tres dimensiones” las zonas de conservación de Siega Verde para ver si hay modificaciones en el relieve como nuevas grietas o movimientos de bloques de piedras.

 

Además, también serviría para ver el estado de vegetación y poder evitar un crecimiento incontrolado que aumentasen los riesgos en caso de incendio o el daño de las plantas en los grabados.

 

INCENDIOS

 

La directora del Centro de Restauración de Castilla y León, Milagros Burón, ha destacado la “labor continuada” de las administraciones, los colectivos, los grupos de acción local y la población de la zona para mantener el yacimiento en las mejores condiciones.

 

No obstante, Milagros Burón ha reconocido que los principales riesgos de Siega Verde llegan por las crecidas del río, que están “más reguladas” en los últimos años, y por la frecuentación de personas que también está “más controlado”.

 

En cuanto a los posibles incendios, cuando este pasado verano uno de ellos llegó al perímetros de seguridad, ha apuntado que se trabaja en programas de prevención y, en el caso de que se den, minimizar daños.