Objetivo: ‘Final Four’

Complicado rival. El Wisla Can Pack está a un nivel parecido al de las salmantinas
Isabel de la calle
Por tercer año consecutivo, Halcón Avenida vuelve a disputar los cuartos de final de la máxima competición continental. El conjunto está entrenado en esta ocasión por Lucas Mondelo, cuando en 2009 lo estaba por José Ignacio Hernández y en 2010, por Jordi Fernández.

Precisamente el salmantino Hernández es el buque insignia del rival de esta noche de Halcón Avenida, el Wisla Can Pack de Cracovia, que no ha dejado de crecer desde que decidieron fichar al gran entrenador salmantino para consolidarse en la élite europea.

La eliminatoria es, sin duda, la más igualada de las cuatro que se comienzan a jugar esta noche y de las que saldrán las cuatro preciadas plazas para disputar la Final Four. Si hay algo que empuja a Halcón Avenida al favoritismo es el factor cancha, que inclina la balanza a favor salmantino. Sin embargo, Wisla cuenta como Salamanca con una de las aficiones más calientes de Europa, por lo que el segundo encuentro será muy peligroso en Cracovia dependiendo del resultado cosechado hoy en Würzburg.

En la mente de muchas de las jugadoras que repiten en el equipo charro desde el año pasado estarán, además, los dos triunfos logrados por Wisla con Hernández al frente en la Euroliga del pasado año, que sin duda hicieron mucho daño en Salamanca. La plantilla charra se ha reforzado desde entonces y la experiencia de las jugadoras perfumeras es ya un punto a su favor, ya que las tres jugadoras de Ros Casares que recalaron este verano en Avenida se impusieron a Wisla en la Final Four pasada, por lo que sus recuerdos son muy positivos.

Halcón Avenida llega a este encuentro plenamente preparado para el importante asalto que tienen por delante. Físicamente todo el grupo está bien salvo la joven poste murciana Laura Gil, que se recupera aún del esguince de rodilla sufrido la semana pasada.

Powell y Leuchanka, tocadas
En su rival son dos las jugadoras tocadas. Nicole Powell, vieja conocida de las salmantinas, da sus últimos pasos para recuperarse del esguince de tobillo que la ha tenido fuera del equipo desde la anterior eliminatoria europea, mientras que Leuchanka hace lo propio tras sufrir una neumonía. Esta última, al menos, ya jugó en el último choque liguero disputado por las polacas.

Sin embargo, esta noche a partir de las 20.30 horas, muchas miradas estarán pendientes del banquillo visitante, ya que el aficionado salmantino sabe de lo que es capaz su paisano, que lucha en estos momentos por clasificarse para la que sería su tercera Final Four consecutiva con dos equipos diferentes. Todo un hito para el deporte charro y un reconocimiento para un grande de este deporte.