"Nunca hubo delito, ni ha existido un caso Adventia, esta querella ejecutaba una campaña de descrédito”

El presidente de Adventia, Juan Antonio Martín Mesonero.

El presidente de Adventia acusa a Benjamín Crespo, Emilio Checa y la directiva de Aesco de querer perjudicar a una empresa que da 100 puestos de trabajo.

El presidente de Adventia, Juan Antonio Martín Mesonero ha dado a conocer esta mañana el archivo de la querella interpuesta por la Asociación de Comercio (Aesco) y por su presidente, Benjamín Crespo, contra cinco directivos por presuntos delitos societarios derivados del cobro de dietas por asistir a los Consejos de Administración de esta sociedad privada. El auto se ha comunicado este jueves a las partes y supone el libre sobreseimiento de la causa. Pero lo más importante es que no hay delito en las retribuciones que Adventia, como sociedad privada, acuerda para sus dirigentes.

 

El auto emitido por el Juzgado de Instrucción Nº1 de Salamanca ” viene a reflejar que “nunca hubo delito, ni ha existido un caso Adventia, y que esta querella solo ha servido para ejecutar una campaña de descrédito”, ha declarado Martín Mesonero durante una rueda de prensa celebrada esta mañana. Del auto se desprende que el cobro de dietas es "legítimo, y sobre todo, legal", y deja claro que la querella no tenía consistencia ni tampoco legitimación. De ahí, que no haya habido ninguna investigación judicial ni instrucción alguna.

 

Martín Mesonero ha incidido durante su comparecencia en que “el único fin de AESCO con esta querella era desestabilizar la patronal CONFAES e intentar romper la Confederación, pero como han fracasado en su estrategia han optado por el insulto y la difamación”. Así, ha recordado, que en la actualidad el único representante empresarial condenado en Salamanca es Benjamín Crespo por un delito de amenazas a trabajadores.

 

“AESCO y especialmente Emilio Checa y Benjamín Crespo se han paseado por todos los medios de comunicación y han estado reunidos con políticos, empresarios y sindicatos acusando con total impunidad a los directivos de Adventia de delitos que no existen. Estas dos personas, Emilio Checa y Benjamín Crespo han ejecutado una campaña perfectamente organizada con el único fin de difamar mediante infundios, como ahora se desprende del Auto del Juzgado de Instrucción Nº1”, ha recordado Martín Mesonero.

 

Martín Mesonero tiene muy claro que esta querella ahora totalmente rechazada por la justicia y la salida de Aesco del sendo de Confaes van de la mano. "El pasado mes de julio, Aesco, debido a su pérdida de asociados y a su mala gestión, inicia una campaña contra la patronal CONFAES. Un mes después, en agosto, la asociación y Benjamín Crespo interponen una querella contra el Consejo de Administración de Adventia y, tras pedírselo el Juez, aportan un certificado de la Junta Directiva sobre la decisión de sus miembros de proceder judicialmente contra CONFAES, en ningún caso contra Adventia”.

 

En este sentido, Martín Mesonero ha incidido, en que Emilio Checa, Benjamín Crespo y Alfonso Barbero, junto al resto de la Junta Directiva de AESCO por acción u omisión han puesto en riesgo de manera temeraria una empresa de Salamanca, reconocida internacionalmente y que genera más de un centenar de puestos de trabajo siendo una de las empresas claves para mantener la actividad del aeropuerto.