Numerosos licenciados entre los más de 8.000 aspirantes a celador

La falta de oportunidades de trabajo derivada de la crisis ha empujado a diplomados y licenciados a buscar empleo en puestos por debajo de su cualificación académica. Esta situación se dejó notar ayer en la celebración de las pruebas para acceder a un puesto fijo de celador del Sacyl, donde hubo una significativa presencia de titulados universitarios entre los más de 8.000 aspirantes que se examinaron en ocho facultades de la capital salmantina.
E. S. C.

Todos ellos forman parte de los 24.000 opositores que en Castilla y León compiten por hacerse con un total de 113 plazas y que se presentaron a unas pruebas que también se celebraron en Burgos, León y Valladolid. “El nivel de los aspirantes es muy alto este año, con muchos licenciados en titulaciones como Medicina e incluso Derecho”, apuntaba uno de los miembros del tribunal encargado de velar por el correcto desarrollo de las pruebas en Salamanca.

Otro significativo grupo de aspirantes lo componen los celadores que actualmente trabajan en el Sacyl pero de forma interina. “Éstos son los que más se juegan, porque a lo mejor llevan diez años trabajando y si no sacan la oposición se pueden quedar sin la plaza”, apuntan desde el tribunal.

El perfil medio del opositor a celador es difícil de establecer y abarca desde jóvenes cercanos a la veintena a personas con más de 40. Asimismo, tampoco hay predominio de ningún sexo. El examen, común para todos los aspirantes, celebrado ayer consistió en 65 preguntas tipo test, con cuatro respuestas posibles, más otro diez por ciento para prever posibles anulaciones.

Además, se planteó un ejercicio práctico compuesto por otras diez preguntas sobre un accidente con varias víctimas mortales.

Para ambas partes, los aspirantes contaron con un tiempo de 100 minutos. La lista preliminar de los que hayan superado esta fase se publicará a mediados de febrero, para dar paso al concurso de méritos entre los finalistas.

El proceso total se demorará unos tres meses, al que seguirá un periodo de alegaciones.