Numancia: Cómo hacer una plantilla barata en Segund y no ‘morir’ en el intento

EL MODELO. El club soriano lleva siete años presentando sus cuentas con superávit y este año ha invertido poco más que el Salamanca en su plantilla
d.g.

El argumento del dinero no vale. El que lo esgrima como excusa para justificar el bajo rendimiento de la UDS en esta temporada se equivoca. O al menos quien quiera rebatirle lo tiene fácil. El Girona o el Córdoba tienen una plantilla de coste similar, e incluso más barata, que la del Salamanca y están mejor situados en la tabla. Pero, sin lugar a dudas, el espejo en el que mirarse es el Numancia. El próximo rival de la UDS es candidato al ascenso con una inversión en plantilla parecida a la del club unionista.

El Salamanca tiene una partida de 2,6 millones de euros presupuestada para gastos de plantilla. Los sorianos tienen en ese apartado dispuestos sólo 300.000 euros más, con la salvedad de que el salario de Gonzalo Arconada es sensiblemente superior a los de Juan Carlos Oliva y Sito juntos. Tampoco el salario máximo percibido dista mucho entre ambos clubes. Mientras en la UDS ronda los 120.000 euros, en el Numancia los jugadores mejor pagados no llegan a los 180.000. La clave está en los contratos heredados de Primera División. Jugadores como Barkero, Goiria, Nagore o Del Pino han visto rebajados sus emolumentos para esta temporada en un veinticinco por ciento, por lo que el gasto en plantilla se ha reducido considerablemente. Las cuentas del Numancia son ejemplares y se trata de uno de los pocos clubes de España que pueden presumir de acumular siete temporadas presentando superávit. Este hecho ha originado que en los últimos cinco años se hayan invertido cerca de 4,5 millones de euros en el fútbol base y en la mejora de unas instalaciones como las de la Ciudad Deportiva Francisco Rubio. Se dice que el club ingresó por traspasos el pasado verano cerca de un millón y medio de euros, pero Pacheta ha sido hábil para no caer en la tentación y no ha pagado ni un solo euro por los doce fichajes que ha realizado, sólo dos de ellos en forma de cesión por parte del Athletic, Íñigo Vélez y Balenziaga. En enero aprovechó que Óscar López estaba apartado en el Betis, que Angulo tenía problemas de cobros en el Écija y que Asier Arranz tampoco contaba para Mendilíbar, y se quitó de encima fichas pesadas como las de Sola o Moreno. Ahora, el Numancia opta al ascenso y el Salamanca lucha por alejarse de los puestos de peligro. Pero el domingo, sobre el terreno de juego, las diferencias deben notarse lo menos posible.