Nuevo revés judicial para Aesco en su estrategia para suplantar a Confaes

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ojea un libro con el presidente de Aesco, Benjamín Crespo. Foto: F. Oliva

La justicia desestima el recurso con el que Benjamín Crespo y Emilio Checa intentan paliar el fracaso de su ataque a Confaes. Es la tercera demanda que pierde: deberá pagar 300.000 euros a la confederación y se expone a demandas millonarias.

La justicia ha anulado un nuevo intento de Aesco de prolongar su persecución contra Confaes y sus máximos dirigentes y le ha propinado un nuevo varapalo a Benjamín Crespo y Emilio Checa, autores de una batería de demandas que los juzgados han desestimado reiteradamente, en todas y cada una de las cuestiones que han planteado. El nuevo revés judicial desmonta la estrategia que los impulsores de la nueva confederación empresarial 'paralela' habían urdido con el doble objetivo de torpedear a la histórica patronal salmantina y de salirse con la suya en su intento de abandonar la confederación sin pagar una deuda de más de 300.000 euros.

 

En este caso, el pasado día 8 de abril el juzgado de instrucción número 2 de Salamanca ha desestimado el recurso que Aesco presentó contra el auto en el que se desestimaba la demanda que Benjamín Crespo y Emilio Checa como máximos responsables de la asociación de comercio interpusieron contra Confaes y varios de sus dirigentes, exdirigentes y empleados. En la querella se acusaba a responsables de Confaes de los delitos de falsedad documental, revelación de secretos, delito societario y delito de estafa. Sin embargo, un un auto del día 15 de marzo el juzgado desestimó la demanda y decretó su sobreseimiento y archivo.

 

Esta demanda fue una de las primeras de la batería que sacó adelante Aesco como cortina de humo tras su precipitada marcha de Confaes. Y como el resto de las que se han juzgado hasta ahora, han sido 'tumbadas' en los juzgados. Ya ocurrió con el archivo de la querella interpuesta por  Aesco contra cinco directivos por presuntos delitos societarios derivados del cobro de dietas por asistir a los Consejos de Administración de la sociedad privada Adventina. Fue archivada como informó TRIBUNA el día 4 de marzo.

 

 

CONSECUENCIAS MILLONARIAS

 

Con el paso de las semanas, las sentencias judiciales han acabado por demostrar que las acusaciones de Aesco eran falsas y que las demandas se presentaron como parte de un montaje para intentar desestabilizar y desacreditar a la auténtica Confederación de empresarios. Y no sólo han dado al traste con todas las denuncias, sino que le abren un complicado panorama a los dos máximos responsables de Aesco, Crespo y Checa, y a toda su directiva.

 

Tras la sentencia que desestimaba la querella contra Aventia, la sociedad de la escuela de pilotos y su presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, anunciaron posibles acciones legales y una demanda por daños próxima al millón de euros"El daño es irreparable, pero nada es gratis", advirtió entonces el empresario.

 

La sentencia del día 15 de marzo que desestima la querella contra Confaes y sus dirigenets habilita a la patronal para reclamar la deuda que el presidente de Aesco, Benjamín Crespo, y su secretario general, Emilio Checa, dejaron sin abonar en su huída el pasado verano. "El juez ha dejado muy clara la reclamación de los 300.000 euros, que nos da pie y que ve indicios para que se reclame", ha puesto de manifiesto el presidente de la patronal, Juan Manuel Gómez.

 

Esto abre un panorama complicado no sólo para el presidente y secretario general de Aesco, sino para toda su directiva. Tanto la demanda de los 300.000 euros que va a plantear Confaes como las reclamaciones millonarias de Aventina y su directiva les pueden alcanzar con responsables subsidiarios. Como junta directiva, debieron aprobar las denuncias que ahora la justicia ha desestimado y tendrán que asumir las responsabilidades pertinentes.