Nuevo movimiento de Mañueco para dar visibilidad a Aesco y 'su' patronal

El Ayuntamiento entrega a Aesco la gestión de las exenciones de una tasa municipal, y ya la ha puesto delante de la foto para dos acciones comerciales sin trascendencia. Todo para apoyar a una asociación hasta hace nada proscrita.

El favoritismo del alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, hacia Aesco y la pretendida 'nueva' confederación de empresarios, de la que la patronal del comercio es fundadora, no deja lugar a dudas. Desde hace meses, lo que era una asociación 'proscrita' en las dependencias municipales se ha convertido en un colaborador recurrente del equipo de Gobierno en materia de comercio, aunque se haya traducido en medidas que pagaban otros o vacías de contenido. Todo, coincidiendo con su salida de Confaes en medio de un reguero de denuncias que se le han vuelto en contra.

 

En las últimas semanas, Aesco se ha sentado a la mesa con la concejala de Comercio, Almudena Parres, para presentar una campaña del Banco Sabadell en la que ni la asociación ni el Ayuntamiento tenían papel alguno. Y ha vendido otra colaboración en Navidad con una exención de la tasa municipal de carteles similar a la que se ha aprobado para la Semana Santa y que se ha anunciado en nota de prensa. Todo ello para dar visibilidad a una asociación que, hasta hace poco, era enemigo declarado, y a la supuesta nueva confederación de empresarios que cuenta con los parabienes de Alfonso Fernández Mañueco.

 

No muchos meses atrás, el todavía presidente de Aesco, Benjamín Crespo, fue ninguneado por los concejales del equipo de Gobierno en una intervención en el pleno para protestar por la pretensión del alcalde de solicitar la liberalización total de los horarios. Y se le intentó incluso negar la representatividad. Crespo fue también parte activa contra el 'tasazo' que se quiso aplicar a los comercios salmantinos, y del que ahora Aesco va a centralizar una exención.

 

 

LA 'NUEVA' PATRONAL

 

Lo mismo ha ocurrido con la pretendida nueva Confederación Empresarios de Salamanca, de la que Aesco es fundadora. La asociación reúne a entidades dispersas bajo el tirón del comercio y de la asociación de hostelería, pero en realidad cada una sigue funcionando por su cuenta; prueba de ello es que no tiene directiva, ni servicios comunes ni entidad como confederación. Pero el hecho de que, sobre el papel, se hayan constituído en asociación ha bastado para que el alcalde le abra las puertas de todos los foros habidos y por haber, sin contar con nadie.

 

En este afán, el alcalde ha llegado al punto de querer sentar a esta 'nueva' patronal en la mesa del diálogo social contraviniendo la legalidad. La mesa la forman la institución corespondiente, el Ayuntamiento en este caso; los sindicatos CCOO y UGT; y Cecale, en el caso de Salamanca, la asociación desginada por la patronal autonómica, que no es otra que Confaes. Así quedó constituída y así se tiene que celebrar.

 

No obstante, Fernández Mañueco pretende someter a votación la inclusión de la nueva confederación a pesar de que las decisiones se toman por unanimidad y de contar con la oposición de sindicatos y la patronal auténtica, que rechazan la presencia de esta nueva asociación.