Nuevo desplante de Iglesias y Mañueco a Rosa Valdeón

Pese a estar invitados, ningún representante institucional de Ayuntamiento y Diputación se presentó en un foro económico cuya ponente principal era la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, en un nuevo ejemplo de la resistencia del PP salmantino a la figura de la considerada como mano derecha de Juan Vicente Herrera.

Que el secretario regional del PP y alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, no guarda ninguna simpatía por Rosa Valdeón es un secreto a voces. No soporta que el presidente de la Junta y del partido en Castila y León, Juan Vicente Herrera, la haya convertido de facto en su mano derecha y colocado en su línea directa de sucesión. Y de un tiempo a esta parte, no se molesta ni siquiera en guardar las formas y dejar las luchas intestinas en el lado 'oscuro' de la política regional, en la refriega interna. A su vera, cual marioneta, el presidente provincial de la formación azul, Javier Iglesias, acata y obedece a Fernández Mañueco. No le queda más remedio, pues la mano que mece la cuna en el PP salmantino es además quien tira de las cuerdas que a día de hoy lo mantienen 'calentito' como presidente de la Diputación y senador en la Cámara Alta. Dos cargos, doble recompensa.

El de hoy ha sido sólo un ejemplo más de que ambos viajan por su cuenta y que en el PP regional hay quienes optan por medrar y esconderse, en lugar de dar la cara y escenificar siquiera una calma chicha en beneficio de su formación.

 

Rosa Valdeón, vicepresidenta de la Junta, portavoz y 'superconsejera' por designio de Herrera, acudía como ponente principal a un foro económico organizado en Salamanca por el periódico El Norte de Castilla. Allí ha sido arropada por sus compañeras Josefa García Cirac y Alicia García, a la sazón consejeras de Turismo y Cultura y Familia e Igualdad de Oportunidades, respectivamente. También la arropaban, además de los invitados por el medio del ámbito empresarial, universitario y social de la ciudad, los altos cargos de la delegación territorial, con Bienvenido Mena a la cabeza. Vamos, lo que viene siendo lo normal en una visita de un 'superior', pero también compañero de partido. Pues no sólo acudió ninguno de los dos, sino que ningún otro concejal o diputado provincial se dejó ver por el foro, obviamente por indicación directa de sus 'jefes'.

 

Pero a Iglesias y Mañueco se les atragantaban en esta ocasión varias particularidades del evento. La primera, que Valdeón está en su lista negra. La segunda, que el medio convocante del evento figura entre los 'represaliados' del universo periodístico salmantino, por no someterse al dictado de estos dos próceres de la política local. La tercera, que a la propia Valdeón tampoco la perturba en absoluto librarse de esa ingrata compañía, pues de todos es conocido que no les guarda ninguna simpatía a ambos. Así las cosas, y a menos de un mes de la convocatoria de elecciones, el PP salmantino parece que va a la suya, como si el ámbito regional y la imagen de fortaleza que un partido que comparece ante las urnas debe dar les traiga sin cuidado. Mal asunto...