Nueve millones para las carreteras de la provincia

El Plan de Carreteras contempla mejoras en 86 kilómetros de una veintena de viales de la provincia.

El Plan de Carreteras 2015 de la Diputación de Salamanca contempla una inversión de 9.030.032 euros, todo de fondos propios, para el arreglo de un total de 20 tramos de viales, que abarcan 86,44 kilómetros de la red provincial de carreteras, lo que supone un incremento de más de 1,2 millones de euros con respecto al plan anterior.

 

Así lo ha señalado el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, quien ha destacado que estos proyectos se licitarán en los próximos meses y que, para evitar condiciones climatológicas desfavorables, las obras comenzarán previsiblemente a comienzos de la próxima primavera.

 

Entre los proyectos de mayor envergadura, destaca la quinta fase del acondicionamiento de la DSA-235, que va desde Los Puentes del Alagón a Valero, con tres kilómetros de longitud y que tendrá un coste de 850.000 euros.

 

También invertirá 780.000 euros en el ensanche y refuerzo de la DSA-313 de La Sagrada al cruce con la DSA-307, con un total de  5,8 kilómetros, y otros 750.000 euros en el  refuerzo del firme de la DSA-280, que une los municipios de Colmenar y Montemayor del Río, con un tramo de actuación de 10,8 kilómetros.

 

Asimismo, acometerá las obras necesarias para el refuerzo del firme de la carretera DSA-620 a Monterrubio de la Armuña, de 3,3 kilómetros, gracias a una inversión de 238.000 euros; los trabajos para reforzar del firme de la DSA-260 entre La Alberca a Mogarraz, con 7,3 kilómetros y un presupuesto de 560.000 euros; y ensanchará y reforzará el firme de la conexión entre de Ledrada a Nava de Béjar a través DSA-252 tramo A-66, lo que supondrá una inversión de 640.000 euros para mejorar 3,8 kilómetros.

 

Este plan contempla también la finalización de inversiones que, por su complejidad, ha sido necesario acometer en diferentes anualidades, como la quinta fase del acondicionamiento de Los Puentes del Alagón a Valero.

 

Para la elección de los tramos, la Institución ha aplicado, en primer lugar, criterios técnicos, pero además “ha sido sensible” a las demandas realizadas por los alcaldes de la provincia.