Nueva reválida del Guijuelo en casa con un sólo objetivo: Ganar

JOSÉ ROMERO. El delantero onubense será la principal novedad en el once de Antonio Cazalilla. RIVAL. El Logroñés, un equipo hecho para ascender que busca conseguir el primer triunfo a domicilio
ADRIÁN A. GARCÍA

Conseguir la primera victoria de la temporada empieza a convertirse en una necesidad vital para la confianza de la plantilla. “Es lo que todos queremos y el equipo está trabajando para ello. Lo peor sería que entrara la ansiedad y bloquearnos”, confiesa Antonio Cazalilla.

La falta de gol sigue siendo el talón de Aquiles del conjunto chacinero jornada tras jornada, así como la defensa se mantiene como la línea más segura en este inicio. Para paliar esa falta de pegada el técnico cordobés contará finalmente con José Romero para este partido. El delantero andaluz, que se perdió el choque contra el Real Unión de Irún por unos problemas en el tobillo, ha trabajado al mismo nivel que el resto del grupo durante la semana y será de la partida acompañando en la punta de ataque a Koeman.

El resto del equipo se mantendrá sin apenas cambios respecto al del pasado domingo en tierras irundarras, por lo que la banda derecha será ocupada por el navarro Chema. Pedrito y Jordi Vinuesa estarán fuera del equipo una vez más por los problemas físicos que arrastran.

El Guijuelo tendrá enfrente a la UD Logroñés que dirige el entrenador serbio Josip Visnjic y que cuenta con un viejo conocido de la afición salmantina: Óscar Arpón. No obstante, el centrocampista no viajará debido a unas molestias físicas. El cuadro riojano marcha en novena posición del grupo, con ocho puntos y se reparte los partidos por igual, dos victorias, dos empates y dos derrotas. Precisamente, como visitante aún no se ha estrenado, ya que empató en la primera jornada con el Oviedo y perdió en sus dos siguientes salidas ante Athletic B y Alavés. “Es un equipo hecho para ascender”, asegura el técnico chacinero.

Por lo tanto, debido a las necesidades de ambos equipos, se prevee un partido intenso en el que el estado del césped del Municipal colaborará, por fin, para el buen desarrollo del juego. Durante esta semana se ha estado limpiando el terreno de juego y, como asegura Cazalilla, “el campo está mucho mejor y el balón ya rueda de manera distinta”.